Durante su evento de la semana pasada, Microsoft anunció que se encontraba fabricando visores asequibles que nos permitirán disfrutar de experiencias de realidad mixta sin la necesidad de tener estaciones de cómputo especializadas o un espacio grande dedicado a ellas.

Según dijo la compañía, estos visores serán hechos por diferentes fabricantes, como HP, Dell, Lenovo, Asus y Acer, y su precio comenzará en los 300 dólares para llegar en algún momento del próximo año junto con la siguiente actualización de Windows 10 llamada Creators Update.

Sin embargo, aún hay muchas dudas que tenemos sobre dichos gadgets, pero no será sino hasta el próximo mes cuando Microsoft revele más detalles sobre cómo es que estos visores funcionarán.

Será en los eventos de la Windows Hardware Engineering Community donde la empresa dé a conocer dicha información. El primero de ellos se realizarán en Shenzhen, China el 8 y 9 de diciembre, y el segundo en Taipéi, Taiwán los días 14 y 15 del mismo mes.

Alex Kipman, quien está al cargo del proyecto de HoloLens en Microsoft, le dijo al sitio Polygon la semana pasada que estos visores basados en Windows 10 podrán rastrear la rotación de nuestra cabeza, así como su posición en el espacio, de forma similar al HTC Vive, pero sin la necesidad de instalar nada en el cuarto.

También hizo notar que estos visores ofrecerán diferentes clases de experiencias, haciendo referencia a los dispositivos actuales en el mercado como el HTC Vive u Oculus Rift, que requieren una poderosa computadora:

“Hay una diferencia si quieres jugar Halo o si quieres jugar Solitario. La entrada para jugar algo era una computadora de 1,500 dólares; eso fue lo que redujimos”.

Por lo tanto, es posible que veamos visores de realidad virtual de diferentes potencias viniendo de los socios de hardware de Microsoft, pero en última instancia, está claro que estas experiencias serán más baratas cuando estén disponibles con Windows el próximo año.

Referencias: The Verge, Polygon

Enlaces Patrocinados
Comentarios