Una mujer de 75 años de Georgia (país situado en el límite entre Europa y Asia) ha perpetrado un acto de sabotaje internacional, excepto que esa no era su intención y aparentemente todo fue resultado de un desafortunado accidente.

Mientras ella se encontraba buscando alambre de cobre cerca de su casa en el pueblo de Ksani que pudiera usar para vender, la septuagenaria cuyo nombre se desconoce se encontró con un cable de fibra óptica de importancia crítica, el cual cortó.

Dicha conexión es responsable de dar conectividad de Internet a “90% de usuarios privados y corporativos en Armenia (el país vecino”, así como a algunos en su misma región.

Al cortar el cable ocasionó que todas esas personas perdieran acceso a la red por 12 horas, mientras que la Georgian Railway Telecom trabajaba en encontrar y reparar la falla.

Lo increíble de la situación es que una persona anciana lograra cortar un cable que seguramente se encontraba protegido por alguna cubierta.

A pesar de sus relativamente buenas intenciones, la mujer podría enfrentar una condena de tres años en prisión en caso de que así lo decida la ley por el daño que causó. Dicho correctivo parece demasiado, sobre todo por tratarse de un error de una persona de la tercera edad que necesitaba dinero para poder alimentarse.

Fuente

Enlaces Patrocinados
Comentarios