El controversial proyecto de arte de un profesor de Nueva York se ha vuelto todo un dolor de cabeza, literalmente. Wafaa Bilal, profesor adjunto en la New York University, tuvo que removerse la cámara que le fue instalada en su nuca hace unas semanas debido a que su cuerpo rechazó ese implante.

Uno de los tres postes de titanio que sostenían su “tercer ojo” fue removido quirúrgicamente, forzándolo a encontrar nuevos medios de continuar con su proyecto fotográfico para un museo en Qatar.

“Estoy determinado a continuar con él,” dijo Bilal acerca de “3rdi”, que está descrito en su sitio Web como “testimonio de vigilancia, de lo mundano y de las cosas que dejamos detrás.”

La cámara, que fue implantada entre su piel y el cráneo en un establecimiento donde hacen tatuajes en Los Angeles, se supone que toma fotos espontáneas cada minuto que se transmiten en vivo al sitio Web y pantallas en el Muthaf: Museo Árabe de Arte Moderno.

Pero el gadget craneal de Bilal resultó ser muy incómodo y doloroso, además de que el uso de medicamentos no mitigó las molestias.

El artista está considerando ahora instalar una cámara más ligera, pero por ahora ha decidido conservar el actual equipo fotográfico atado a la nuca.

Si bien el concepto es llamativo, siempre nos encontramos con cosas muy descabelladas cuando se trata de arte. Uno pensaría que esto es razón suficiente para abortar el proyecto, sin embargo, ni el dolor o críticas parecen bastar para vencer el cometido del artista iraquí.

Fuente: NBC

Enlaces Patrocinados
Comentarios