Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Ayer vi a un buen amigo con el que compartimos algunos temas en tecnología y ciencia. Los temas se sucedieron en una agradable charla y finalmente, como los dos nos dedicamos al cómputo, decidimos intercambiar información sobre algunos de los tópicos tratados. Así, sacó de casi “bajo la manga” un disco duro USB portable, de 150 gigabytes, si mal no recuerdo, en donde me comentó, tenía algunos archivos con información relevante para un trabajo que en conjunto pensamos realizar.

Como no traía una unidad similar para copiar todos los archivos que me iba a dar, le pedí que me prestara su unidad portable y que en unos días se la regresaría. Accedió y me llevé toneladas de información valiosa a mi casa.

Ya en las oficinas de La_Morsa, conecté el disco portable vía dos conectores USB: uno le da corriente al sistema y el otro es quien hace la labor de transmisión/recepción de los datos. Windows Vista encontró “nuevo hardware“. Dio de alta el driver de dicho dispositivo USB y de pronto ya podía ver la información contenida en ese disco duro USB.

Entonces decidí copiar todos los datos a mi disco duro. Así, simplemente arrastré los iconos de las carpetas que quería y empezó la copia… La lentitud del sistema de copiado era verdaderamente terrible. Cuando quise ver cómo iba el sistema, después de un par de horas, hallé que apenas había copiado dos carpetas… “Demasiado lento“, pensé para mis adentros, incluso teniendo USB 2.0 que promete ser más rápido que la versión anterior.

Dejé todo funcionando y salí a la calle. Pensé que en esas horas que estaría afuera bien podría copiar buena parte de los archivos que quería. Sin embargo, cuando llegué a casa encontré que cuando entró el protector de pantalla, el sistema se congeló y dejó de copiar. Quité entonces todo y cuando quise reconectar el disco portátil, ya Vista “se enojó” y no me dejó. Temiendo que algo le hubiese pasado al disco prestado, lo puse en mi máquina portátil y hallé que estaba todo correcto. Toda la información estaba ahí, sin mácula.

Ahora lo que hare es triangular a través de mi computadora portátil la información que quiero copiar y de ahí pasarla al disco duro de mi computadora, que asumo, tendré que poner al menos temporalmente como compartible. Ya veremos qué pasa. Lo que me queda claro es que este dispositivo USB para guardar información no es lo mejor que podemos comprar. Lento y con una serie de complicaciones inherentes al protocolo USB lo hacen muy poco útil, para no exagerar y decir que no sirve para nada.

Pero mis preguntas son: ¿es mi experiencia común a todos? ¿es acaso Vista el problema? ¿Alguno tiene comentarios al respecto?

Desde la Red…
Comentarios