Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hay empresas que venden dispositivos de alta tecnología que supuestamente son casi imposibles de que fallen, o eso nos hacen creer los fabricantes. Sin embargo, suele pasar que el mejor dispositivo, computadora, tablet, teléfono, IoT, etcétera, falla y entonces es necesario arreglarlo. Y en ese momento hay dos posibilidades: mandarlo a reparar con el soporte oficial, genuino, de la marca, o bien, repararlo uno mismo (o ir a un changarro cualquiera en donde presumen poder arreglar cualquier desperfecto en prácticamente cualquier equipo).

Hay que decir que hay compañías que hacen lo indecible para que el usuario no meta sus manos en el interior de sus dispositivos. Pone tornillos especiales, que requieren de una herramienta específica para poderlos abrir, o bien, hace difícil que cualquiera pueda hacerse de las piezas que se requieren para la reparación. Vamos, es más, el hecho de abrir algunos dispositivos termina con la garantía de los mismos.

Si en México padecemos muchas veces este problema, hay que decir que esto también ocurre en el país vecino del norte, en donde la Oficina de los derechos de autor de los Estados Unidos ha sugerido que el gobierno estadounidense tome las acciones legales para permitir que los usuarios puedan reparar sus propios aparatos y dispositivos, incluso sise requiere hackear el software del dispositivo en cuestión.

Reparar la pantalla de tu iPhone con terceros ya no invalidará la garantía

Los fabricantes, incluso John Deere, Ford, varias empresas que arman impresoras y un conjunto nutrido de compañías de electrónica, siempre han dicho que debería ser ilegal violar los candados de software que ponen en sus productos, indicando que al hacer esto se violan los derechos de autor.

Y hay que reconocer que en todo este asunto se juega algo más que el derecho de poder arreglar un dispositivo, sino el tener el control sobre el mismo. Por ejemplo, debería ser legal poder desbloquear un teléfono o hackear un tractor para poder reparar la transmisión uno mismo, sin necesidad de pagar el costo de ir con el servicio oficial. Pero como los dispositivos de todo tipo cada vez son más complejos, no parece estar muy claro qué derechos le asisten a los individuos y cuales a las empresas. Por ejemplo, hoy mismo, en Estados Unidos, es legal hackear el software de un auto para repararlo, pero no es legal si se trata de una consola de videojuegos.

Sin embargo, la oficina de derechos de autor de los Estados Unidos parece estar ya cansada de pasar por este proceso de ver qué puede hacerse legal cuando se trata de reparar algo y ha dicho que debería ser legal reparar las cosas que uno compra, todo lo que uno compra, por el resto de sus días. Y si esto se vuelve ley, se terminarían las excepciones, las cláusulas legales en favor del fabricante, etcétera. Ya no habría que estar discutiendo más este asunto, sobre todo porque la mayoría de las veces, las leyes se quedan atrás de los avances tecnológicos.

Los seis smartphones de gama alta más difíciles de reparar de 2016

La oficina ha dicho que ha visto incrementado en un alto porcentaje el número de comentarios públicos sobre la reparación en los últimos años, “que reflejan el uso, cada vez mayor, de tener acceso a controlar un amplio conjunto de dispositivos que contienen software con derechos de autor”.

Gay Gordon-Byrne, directora ejecutiva de Repair.org, un grupo que presiona para que haya leyes estatales que permitan a los usuarios reparara las cosas que compran, indica que la oficina de derechos de autor está finalmente validando lo que la organización propone logrando así que no haya monopolios en este sentido.

“Estamos obteniendo mucho apoyo legal. Literalmente ninguno de los lineamientos anteriores está en favor de los fabricantes”, dice la funcionaria:

“La Suprema Corte de los Estados Unidos ya tiene precedentes, por ejemplo, el derecho de usar cartuchos de tinta reciclados para la impresora, o bien, el caso que perdió GE por querer ser los únicos que podían reparar las máquinas para anestesia en Texas. En un estudio reciente, hay más casos en donde la reparación y el soporte están injustamente monopolizados a través de abusos a la leyes de derecho de autor”.

Cabe señalar que el reporte mencionado sugiere que las leyes de derecho autoral no fueron escritas para permitir a los fabricantes a forzar a sus clientes a usar solamente servicios de reparación autorizados, los cuales usualmente son parte del mismo fabricante.

Desafortunadamente, el reporte solamente emite recomendaciones al Congreso, el cual podría pasar una ley para hacer efectivas estas sugerencias. Gordon-Byrne indica que “claramente ya esto es una necesidad. Y parece que hay algunos obstáculos que hay que vencer pero quizás con el reporte emitido se pueda hacer que las cosas finalmente cambien en favor de los clientes”.

Referencias: Motherboard 

Desde la Red…
Comentarios