Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

james

Ya no es necesario estar en el lugar y momento indicados. Lo realmente importante es que alguien capture el instante y lo suba a YouTube.

Es increíble lo que las redes sociales, particularmente Youtube en este caso, pueden hacer por una persona con una buena idea o un poco de talento, o simplemente con algo suerte. Ejemplos sobran. Lo hemos visto con Justin Bieber, Cody Simpson (el Justin Bieber australiano), la súper modelo Kate Upton, el niño diva Brendan Jordan, o para no irnos tan lejos, MC Dinero, entre muchos otros personajes que recibieron un empujón hacia la fama tras darse a conocer, con intención o por accidente, en esta plataforma.

El problema es no saber dónde poner un límite a este fenómeno de popularidad masiva instantánea, algo que realmente preocupa a LeBron James, astro de los Cavaliers de Cleveland.

James, el jugador más dominante del basketball de la NBA actualmente, se vio en la necesidad de admitir públicamente que su hijo LeBron Jr, de tan solo 10 años de edad, ha recibido ofertas de becas por parte de varias universidades, una vez que el pequeño ha sido observado por millones de personas en YouTube.

Los videos muestran a James Jr, desde que tenía 4 años hasta ahora, manejando el balón, tirando o pasando, con un estilo de juego que, según su padre, se parece mucho a lo que él hacía cuando tenía su edad. La diferencia es que cuando James comenzó a aparecer en los medios de comunicación tenía 16 años. Entre los múltiples videos de YouTube que podemos encontrar de LeBron Jr, varios de ellos suman fácilmente millones de reproducciones.

El niño aún no tiene edad para abrir un perfil en Facebook, Instagram o Twitter pero, como podrán imaginarse, el día que debute se dará un festín de seguidores y atención permanente.

¿Cómo afecta este tipo de fama/presión a un niño de 10 años que aún no termina la primaria, pero que ya está predestinado a jugar en la NBA? Quizá sea labor de sus padres y la educación que puedan transmitirle al niño la clave para mantener los pies sobre la tierra, y evitar que se convierta en una llamarada de petate, o bien, en otro niño rico y malcriado.

Lo cierto es que lo vimos primero en YouTube.

Desde la Red…
Comentarios