Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

gol
Nadie quiere meter tecnología en el fútbol hasta que se sienten robados en un partido importante o, como dice el refrán: ‘ahogado el niño, tapan el pozo’. Y es que justo eso fue lo que pasó después del gol que no marcaron en favor de Inglaterra contra Alemania en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Para los que no recuerdan, Inglaterra iba perdiendo 2 a 1 con Alemania en la ronda de 16vos de final cuando Frank Lampard tiró desde el borde del área grande a la parte inferior del travesaño para descender completamente dentro de la portería y rebotar hacia afuera. Sin embargo, el silbante uruguayo Jorge Larrionda no marcó la anotación y dejó seguir la jugada que ya tenía el portero en su poder. Si bien esa jugada hubiera sido el empate a 2 tantos por equipo, el partido terminó 4-1 y Alemania avanzó a la siguiente ronda como un merecido ganador.

 

Esta es una discusión añeja y personajes como Joseph Blatter, el presidente de la FIFA, y Michel Platini, presidente de la UEFA, han sido abiertos en sus argumentos en contra de la tecnología. Sostienen que el espíritu del fútbol está en la universalidad del juego; es decir, que se pueda jugar de manera similar en todas las latitudes del mundo sin importar el nivel de desarrollo de las poblaciones. Para esto, basta tener un balón y dos porterías en el campo y el resto de los elementos serán cubiertos por personas. Es un argumento interesante pero como amante de la tecnología debo reconocer que la aplicación de ésta al deporte puede resultar en un juego más justo, al menos para los equipos de alto rendimiento que puedan adquirirla.

Por lo tanto, no debe sorprendernos que fuera la Liga Premier Inglesa, la primera en implementar la tecnología de línea de gol denominada Hawk-Eye u “ojo de halcón” en español, irónicamente desarrollada en Alemania por la empresa GoalControl. Dicho sistema consta de 7 cámaras por portería para tener una visión completa en 3D de la meta con redundancia en caso de ser obstruida por algún jugador. Estas cámaras son controladas con un software que detecta el balón y se conecta con el reloj de muñeca del árbitro central para mandar la señal de gol en menos de 1 segundo.

 

Esta tecnología ya fue probada satisfactoriamente en el Mundial de Clubes de Marruecos 2013 y se espera que se adopte en las principales ligas del mundo en los próximos años.

No obstante y para terminar, Platini ha comentado el efecto de bola de nieve que podría desencadenarse en el momento en que se utilice la tecnología de línea de gol, entonces inmediatamente se pedirá que se incluya tecnología para determinar la posición adelantada u offside de los jugadores. E incluso, que si se llegara a implementar la tecnología de offside, en diez años más se solicitaría adoptar una tecnología para faltas dentro del área penal. Y de esta manera se convertiría en un juego más moderno y justo pero menos universal. ¿Tú qué opinas?

 

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios