Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En uno de los stands del CES encontré el futuro: empacado y listo para comprar. Se trata de uno de los primeros discos duros de estado sólido: sin partes móviles y con velocidades 10 veces superiores a los actuales, además de un menor consumo de energía. Es la tendencia en la industria. Imagina una tarjeta de memoria de tu cámara digital, pero de 32 o 64Gb, en un gabinete que es compatible para casi cualquier computadora.

En el stand de Crucial, un gran fabricante de memoria RAM, estaba en exposición una demo con uno de estos discos en un aparato que lo movía cual licuadora. La idea era mostrar como el disco duro aguanta porque aguanta. Y como no, pues no existen partes móviles en su interior. Puro circuito de “estado sólido”.

La disposición de los componentes hace que este disco en particular sea compatible casi con cualquier laptop moderna, que contenga un actualmente un disco de 2.8 pulgadas. Es cosa de quitar el antiguo, meter este nuevo y listo. El sistema encenderá con un nuevo disco de estado sólido de 32 o 64GB, que son las capacidades actuales.

Es cosa de tiempo para que estos discos se ofrezcan en versiones de 200, 300 ó 500GB. Así es esta industria, siempre el tiempo, el desarrollo y el volumen de fabricación permiten que se incremente la densidad de forma acelerada. Todo bien y muy interesante. De hecho, ya existen algunas máquinas que salen de fábrica con estos discos. El único problema, hasta el momento, es el precio: $800 dólares el de 32GB y $1,500 el de 64GB. Ouch.

Desde la Red…
Comentarios