Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La Tierra está rotando y nosotros junto con ella. Pero, ¿qué pasaría si de repente dejara de hacerlo? En primer lugar, aumentarías de peso, pero ese sería el menor de tus problemas. La rotación del planeta es importante y, literalmente, te permite vivir.

A la altura del Ecuador, la superficie de la Tierra y todo lo que la conforma rota a unos 465 metros por segundo. A medida que nos acercamos a los polos, no se necesita moverse tan rápido para completar la rotación diaria de la Tierra. En San Francisco, la Tierra nos lleva al Este a 368 metros por segundo. Si pudiéramos flotar sobre la superficie independientemente de la rotación de la Tierra, ésta giraría debajo de nosotros a esta velocidad.

Esto es asombroso, pero si saltamos en el aire, la Tierra no se movería debajo de nosotros y continuaríamos rotando con ella. Todos rotamos con la Tierra y por eso, un choque contra una serie de planetas que hiciera que todo lo que llamamos Tierra dejara de rotar sería catastrófico.

De inmediato, todo lo que no sea Tierra o no esté protegido en los polos sería arrojado hacia el Este a más de 1,600 kilómetros por hora. Nosotros no seríamos arrojados al espacio, ya que la velocidad de éste es de 39.9 kilómetros por hora, pero nuestro cuerpo se convertirían de inmediato en una bala de 24 cm de calibre.

Dado que la atmósfera se desaceleraría gradualmente, quienes estén en aviones tendrían más posibilidades de sobrevivir. Los astronautas en la Estación Espacial estarían mejor aún, pero es poco probable que quede alguien esperándolos en la Tierra.

Quienes estén muy cerca de los polos podrían sobrevivir, pero solo al comienzo. Ráfagas de viento como la detonación de la bomba atómica arrasarían la superficie y se elevarían al cielo formando tormentas en todo el mundo de una magnitud sin precedentes. La sola fricción causada por la Tierra detenida chocando con estos vientos sería suficiente para causar incendios masivos, erosión inigualable y daño a todo lo que haya resistido hasta ese momento.

Por otro lado, el sol parecería congelarse en el cielo, dado que los días pasarían de 24 horas a 365 días de duración. Sin rotación, el campo magnético que protege la Tierra dejaría de existir y recibiríamos cantidades letales de radiación ionizante proveniente del sol. Finalmente, los océanos se comerían la tierra con tsunamis de kilómetros de alto y eliminarían toda la tierra seca antes de migrar a los polos, donde la gravedad es más fuerte.

Pero entonces. Si la Tierra está rotando tan rápido ¿por qué no la sentimos y por qué no nos marea? Por fortuna, el cambio de velocidad es demasiado gradual. La Tierra es demasiado grande. Es como conducir un auto que tarda 6 horas en dar vuelta a la izquierda; no es lo suficientemente repentino como para que lo perciban nuestros sentidos.

Pero ese cambio de velocidad es real y nos hace pesar menos, por la inercia. En nuestro planeta, la velocidad cambia constantemente pero siempre es tangencial al camino circular por el que somos arrastrados. Dado que la inercia es una propiedad de la materia, que incluye al cuerpo, si recibiéramos una fuerza que nos afecte, dejaríamos lentamente la superficie de la Tierra.

Por suerte, la Tierra aplica una fuerza sobre nosotros. Es una fuerza centrípeta que busca el centro y que es producto de la gravedad. Ésta es necesaria para mantener el camino circular con la Tierra y se extrae de la atracción gravitacional de la Tierra sobre ti. La fuerza restante te atrae hacia el centro de la Tierra y te da peso. Si la Tierra te hiciera rotar 17 veces más rápido que la velocidad actual, toda su fuerza gravitacional iría hacia la fuerza centrípeta luchando contra tu inercia y no tendrías peso.

Referencias: ESRI, AstroBob, Space Answers

Desde la Red…
Comentarios