Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

oralb00Lavarse los dientes es algo que hacemos todos los días, aunque un dentista que tuve me decía que la gente era capaz de cargar con su laptop pero que no cargaba con su cepillo de dientes y por ende, esas personas quizás no se lavaban la boca tres veces al día. Pero dejando esto a un lado, es claro que la mayoría de las personas hacemos este rito de lavarnos los dientes tres veces en el transcurso del día. Después de desayunar (algunos incluso se los lavan antes de desayunar), después de la comida y antes de irse a dormir. Y este rito es una rutina que más o menos sigue el mismo derrotero: ponerle pasta al cepillo, moverlo y cepillar las piezas en todas las formas posibles, o como decías Chabelo:

los dientes de arriba se cepillan hacia abajo
los dientes de abajo se cepillan hacia arriba
y tus muelitas debes de limpiar
con un movimiento circular

Esta labor, aconsejan los dentistas, debe durar un par de minutos y ya hay incluso apps que sirven para medir el tiempo de esta tarea cotidiana.

Pero Oral-B, uno de los líderes en estos elementos de la higiene dental, ha sacado una serie de cepillos “inteligentes”, que se sincronizan a los teléfonos celulares a través de una app que se conecta vía Bluetooth y que nos permite medir parámetros como la frecuencia del cepillado, el tiempo que tardamos en lavarnos los dientes e, incluso, la presión del cepillo sobre nuestras piezas dentales. Hay un mundo de datos que nos estamos perdiendo contínuamente por el hecho de simplemente no medirlos.

oralb01

Sin embargo, esto tiene un costo: los nuevos cepillos inteligentes son más caros y me parece que surge una legítima duda: ¿de verdad necesitamos que nos den toda esa información? Y sí, puede haber casos en que podría ser valioso contar con datos sobre nuestros hábitos al lavarnos los dientes, pero ¿de verdad lo necesitamos? ¿lo hemos necesitado alguna vez?

Las compañías que están en el nicho dental buscan, como todas, vender lo más que se pueda. Quizás a quien se le ocurrió esta idea de enlazar el cepillo con una app vio no solamente muchas virtudes en términos de higiene de la boca para mucha gente, sino que además, encontró un nuevo nicho de mercado, el de los cepillos de dientes posmodernos y más costosos. Porque miren ustedes, un cepillo con tecnología Bluetooth y todas las virtudes de las que hemos hablado, puede costar 200 dólares o más. ¿No es mucho dinero para lo que se supone debería hacer un cepillo de dientes que es para limpiarnos los dientes y ya?

Referencias:

Engadget

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios