140314212122-large

El Laboratorio de Oncología Celular de la Unidad de Investigación en Diferenciación Celular y Cáncer de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la UNAM han desarrollado una nanopartícula que afecta selectivamente a las células del cáncer de cuello uterino, sin dañar al tejido sano.

El tratamiento o las nanopartículas consisten en una composición nanoestructurada de encapsulación de una proteína llamada interleucina-2 (IL-2), letal para las células cancerosas que normalmente se produce por las células T del sistema inmunológico (parte del sistema de defensa del cuerpo) para diferenciar entre material extraño y el propio tejido, y dirigir las acciones de las células blancas para su eliminación.

Las nanopartículas son atraídas por las células cancerosas y se unen a ellas, liberando altas concentraciones de IL-2 en el tumor. Por otra parte, el mismo mecanismo activa el sistema inmunológico para que este entre en acción y ataque al tumor. Debido a que una persona con cáncer a menudo tiene una disminución de la producción de IL-2, el suministro dirigido de grandes cantidades de la citoquina ayuda a superar las defensas proactivas del tumor contra el sistema inmune. El equipo probó las nanopartículas terapéuticas en modelos animales con un éxito prometedor para los seres humanos.

“Esto es como un misil teledirigido que actúa dentro de las células tumorales y activa las células del sistema inmunológico que las matan. Una mujer inmunodeprimida por la enfermedad produce aún menos interleucina. Por esta razón, el uso de la nanopartícula resultaría muy benéfico para las pacientes”, dijo Rosalva Rangel Corona, coordinadora de la investigación.

Por ahora la investigadora recalca que su grupo debe de cumplir con la normatividad farmacéutica para llevar sus investigaciones más allá de estudios publicados y así beneficiar a la población, pero los resultados son muy alentadores.

Según la OMS en el 2012, más de 83.000 mujeres fueron diagnosticadas de cáncer cervicouterino y casi 36.000 fallecieron por esta enfermedad solo en el continente Americano, siendo las tasas de mortalidad 3 veces más altas en América Latina y el Caribe que en Norteamérica.

Cabe destacar que el tamizaje seguido del tratamiento de las lesiones precancerosas identificadas, es una estrategia costo-efectiva de prevención, así mismo la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) de chicas adolescentes puede prevenir entorno a un 70% de los casos de cáncer cervicouterino.

Referencia: AlphaGalileo

Enlaces Patrocinados
Comentarios