Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

ceres00

Ceres es uno de los planetas enanos que se encuentra en el cinturón de asteroides. Es el más pequeño de los planetas enanos dentro del sistema solar. Se ubica entre las órbitas de Marte y Júpiter y fue descubierto el 1 de enero de 1801 por Giuseppe Piazzi. Su nombre es en honor a la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad. Llamó la atención por varios motivos, en particular porque el telescopio Herschel detectó en el 2014 vapor de agua aparentemente saliendo de Ceres. Así entonces, la nave Dawn fue enviada a investigar más sobre el asunto. Se esperaba que en Ceres hubiese volcanes con su respectiva actividad. Sin embargo, cuando la sonda mencionada, que fue lanzada en el 2007, tomó fotografías al acercarse al diminituo planeta, hallaron puntos blancos brillantes en la superficie y esto sin duda, hizo el misterio más profundo.

Se manejaron teorías varias, la más popular parecía explicar esos puntos brillantes como agua congelada, hielo pues. Pero las investigaciones posteriores arrojaron contradicciones. Ceres quizás sí, es geológicamente activo pero las manchas brillantes no pueden ser hielo porque el reflejo de la luz era de un 40% aproximadamente. Si fuese hielo se reflejaría casi toda la luz.

El investigador principal de la misión Dawn, Chris Russell, acaba de presentar en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria sus conclusiones sobre lo que pueden ser las manchas y piensa que probablemente estemos hablando de sal. Dice el investigador: “Sabemos que no es hielo y estamos bastante seguros de que es sal, pero no sabemos exactamente lo que es la sal en otro planeta”. Vamos, no está claro de qué tipo de Sal hablamos. Probablemente no sea NaCl, como la sal de mesa, por ejemplo. Quizás se pueda tener más luz sobre este asunto usando espectrometría la cual es una de las técnicas más usadas para conocer qué clase de elementos químicos hay en otros planetas.

ceres01

Tamaño comparativo de Ceres, la Luna y la Tierra

Cabe señalar que si fuese sal, sería un gran descubrimiento. La razón es que la sal no puede flotar fuera del cuerpo por sí misma y tiene que ser transportada por líquido para poder llegar a la superficie. Si esto es así, la presencia de agua sería la explicación más razonable hasta ahora sobre este tema particular.

Referencias:

Actualidad 

Desde la Red…
Comentarios