Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El equipo internacional de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, ha dado a conocer que es poco probable, pero no imposible, que el Sol emita llamaradas capaces de devastar los planetas cercanos, como Mercurio, Venus y la Tierra.

En el cosmos, existen estrellas de muy diferente tipo y algunas de ellas experimentan erupciones que pueden ser hasta 10,000 veces más grandes que las protagonizadas por el Sol.

Las erupciones solares producen grandes campos magnéticos que afectan a los planetas cercanos, entre ellos la Tierra, por lo que el equipo investigador universitario ha analizado los campos magnéticos de estrellas cercanas y han demostrado que son de la misma naturaleza que las emisiones solares.

La mayor erupción solar observada se llevó a cabo en septiembre de 1859, cuando cantidades gigantescas de plasma caliente de nuestra estrella vecina golpearon la Tierra.

En ese momento, los astrónomos observaron cómo una de las manchas oscuras en la superficie del Sol se iluminó de pronto y brillaba sobre la superficie solar. Auroras asociadas con este evento se pudieron ver hasta el sur de Cuba y Hawái.

El sistema de telégrafo en todo el mundo se volvió loco y registros de los núcleos de hielo de Groenlandia indican que la capa de ozono protectora de la Tierra fue dañada por las partículas energéticas de la tormenta solar.

Sin embargo, no parece probable que el Sol pueda crear una súper llamarada porque su campo magnético es simplemente débil. Pero el equipo danés descubrió que el 10% de las estrellas analizadas eran similares al Astro Rey con llamaradas devastadoras.

Por lo tanto, a pesar de que no es muy probable, no es imposible que el Sol pudiera producir una súper llamarada capaz de desaparecer la Tierra en pocos segundos.

Referencias: Nature, ABC, El Mundo

Desde la Red…
Comentarios