Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

vintage-computing

En 1974 empezaron algunas microcomputadoras a hacer su aparición. Se trataba de equipos literalmente diseñados para aficionados a la electrónica, muchos de ellos pioneros en algún sentido de lo que sería el futuro y que, en esos rudimentarios equipos, habían ya vislumbrado el brillante futuro que tendría la computación personal.

Uno de esas primeras máquinas fue la SCELBI 8B, la cual empezó a venderse en 1974. Actualmente es una de las piezas de hardware que tiene el Bugbook Historical Microcomputer Museum. Dave Larsen, el curador de la colección, ha acumulado por décadas hardware raro e histórico en muchos sentidos. Más recientemente ha hecho documentales en video de las piezas que hay en el museo en cuestión, sacando así provecho de la propia tecnología para que todos puedan conocer más del cómputo accesible en esos años, hace 39 años, exactamente.

Los museos son siempre interesantes porque hay perspectivas que solamente la historia conserva y es claro que los videos de Dave promueven que se conozca más de estos temas. Más aún considerando que se dan anécdotas y una visión desde su propia experiencia personal. Es como hablar con alguien que vivió esa época y saber de sus impresiones del tema, así como sus relatos de ese momento.

La computadora SCELBI se vendía como un kit en 1974. Los creadores de la misma, Nat Wadsworth y Robert Finley encontraron que era mejor negocio publicar libros y no ofrecieron la máquina hasta después de estar un par de años en el negocio. Nat dice que se produjeron unas 200 máquinas SCELBI. Aproximadamente la mitad se ensamblaron y la otra mitad se vendieron como kits para armar. También, aproximadamente la mitad fueron el modelo 8H y la otra mitad el modelo 8B (que es la máquina que se muestra en la foto).

¿Alguien sabía de esta máquina? ¿Alguien siquiera la vio alguna vez funcionar? ¿Habrá llegado alguna a nuestro país?

Referencias:

BugBookMuseum

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios