Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

darpa00

DARPA, el Departamento de Defensa Norteamericano, está ahora desarrollando un proyecto que suena futurista, aunque lejos de lo esperado, robots e inteligencia artificil. Lo que busca es implantar un dispositivo electrónico, que pueda ponerse en el cerebro de las personas, particularmente militares, los cuales sufren de desórdenes mentales y donde ya parece un comportamiento que se está convirtiendo en demasiado frecuente.

La ambiciosa meta es crear un dispositivo médico dentro de los siguientes cinco años, que pueda implantarse en el cráneo y monitoreé, analice y responda a información en tiempo real, enviada por el cerebro. Algo así como un “marcapasos” para la materia gris. Este nuevo nivel para escudriñar el cerebro podría llevar a tratamientos más efectivos para losa desórdenes mentales y psiquiátricos, esperan los investigadores.

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos dice que la causa de más tiempo en los hospitales, por parte de sus soldados, no es por las heridas físicas, sino las condiciones mentales como el stress post traumático, traumatismos por lesiones cerebrales, depresión, ansiedad y abuso de sustancias, indica DARPA en un anuncio sobre el proyecto mencionado.

La agencia ha decidido voltear a ver a lo que la tecnología puede decir para ayudar a solucionar estos problemas. El proyecto es parte de la iniciativa de la Casa Blanca, BRAIN, que busca investigar la mente para descubrir nuevos tratamientos para las enfermedades mentales. El prsupuesto inicial del Presidente Obama para esta iniciativa es de 100 millones de dólares, para el primer año. La mitad de este dinero irá directamente a la investigación en DARPA.

DARPA espera mejorar su tecnología actual de “estimulación cerebral profunda”, o desarrollar nuevas técnicas para hacerlo mejor. Los doctores hoy en día usan la estimulación profunda para tratar ciertos desórdenes neurológicos como la enfermedad de Parkinson. Hay, de acuerdo a los registros de DARPA unos 100,000 pacientes de Parkinson que tienen chips en sus cerebros, con la esperanza de ayudar en el tratamiento de esta terrible enfermedad. Los chips mandan impulsos eléctricos a las áreas afectadas del cerebro para controlar los impulsos que no se consideran normales, causados por la enfermedad. Los investigadores están probando chips electrónicos para tratar otras enfermedades mentales, como el síndrome de Tourette y la epilepsia.

Sin embargo, la tecnología actual es limitada. Los chips no pueden monitorear que tan efectiva es la estimulación pues no pueden “leer” las señales del cerebro. Esto es un impedimento para tratar condiciones complejas como la depresión, que no tiene un indicador biológico obvio. Y aunque la neurotecnología ha avanzado considerablemente, la mente sigue siendo un misterio. Los investigadores confían en un conocimiento que de alguna manera no es preciso, al contrario, es sumamente borroso, sobre la manera en como el cerebro se comporta y usan el sistema de prueba y error para tratar las enfermedades. “Ahora estamos hablando de una serie de sistemas que se enfoquen en las enfermedades del cerebro examinando un solo proceso o un subconjunto de procesos”, dice el director del programa en DARPA, Justin Sánchez.

Desde luego que esta investigación generará modelos complejos del cerebro. Los investigadores están ya obteniendo información sin precedentes en tiempo real de la tecnología EGG que esencialmente lee la mente y transmite los datos a la computadora para ser analizados. Esto es como “hackear” el cerebro y los elementos tecnológicos están dando más herramientas a los doctores en este campo de la neurociencia.

Referencias:

Motherboard

Desde la Red…
Comentarios