Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

 

¿Han escuchado hablar de la canción Stairway to Heaven? En aquellos tiempos parecía algo meramente poético, ahora se trata de ingeniería. La constructora japonesa, Obayashi Corp. Acaba de develar un proyecto monumental: se trata de un elevador de 96,000 kilómetros de altura que llevará gente y cargamento al espacio. Según esta compañía, esto será posible utilizando cuerdas hechas de nanotubos de carbón, mismos que son una veintena de veces más resistentes que el acero.

Aparentemente, dentro de 48 años seremos testigos de la construcción más alta jamás hecha por el hombre, tan alta que alcanzará un cuarto de la distancia que hay de la tierra a la luna.

El reto parece increíble y extremadamente, podría decir, infantil. De hecho, hay un episodio de South Park donde Japón construye una escalera para rivalizar con la que Stan, Kyle y Cartman construyen para llegar al cielo. Así de insólito parece este plan que, según la compañía nipona, estará completamente funcional para el 2050.

 

 

El viaje de una semana de duración, será dentro de un carrito que parta a 200 Kms. de velocidad de un puerto espacial en tierra, y que al llegar a la mitad del recorrido a unos 36,000 kilómetros de altura se encontrará con una estación terminal donde la tripulación de aproximadamente 30 personas  podrá abastecerse y continuar con su camino hasta llegar a la cumbre de la estructura, un contrapeso que, por cierto, no se sabe si tendrá otra función además de ser eso, un contrapeso. Esta terminal estará alimentada por paneles de energía solar.

Lo curioso de la idea es que esta ya se ha planeado antes, inclusive desde finales del siglo XIX; pero hasta hace dos décadas, con la invención de los nanotubos de carbón, esto pudo ser un poco más probable. Por ahora, no hay fechas ni costos para este titánico proyecto, lo que sí hay es un boceto sencillo que muestra la estructura del elevador. Aún no se revela mayor información sobre la forma en la que funcionará, la ubicación de la instalación o si realmente es un proyecto viable.

Aún se necesitan encontrar materiales lo suficientemente livianos y fuertes que no salgan tan caros a la hora de producirlos en masa. ¿Qué opinan de esta idea? Muchos de nosotros estaremos de acuerdo en que, de llegar a estar vivos para cuando esto se logre, lo único que veremos será el Epic Fail más monumental hayamos visto en 10 milenos de civilización ¡Oh la humanidad!

 

 

Fuente: Daily Yomiuri Online

Desde la Red…
Comentarios