Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El oxígeno es conocido por la mayoría de personas como el elemento indispensable para la vida humana, por lo que sus diversos usos y aplicaciones han sido objeto de estudio desde hace muchos años, pero ahora investigadores daneses acaban de descubrir una nueva forma revolucionaria de almacenarlo.

Los investigadores y profesores Christine McKenzie y Jonas Sundberg del Departamento de Física, Química y Farmacia de la Universidad del Sur de Dinamarca, han logrado un revolucionario descubrimiento al sintetizar un material en forma de cristal que puede absorber grandes cantidades de oxígeno y almacenarlo.

Obviamente ya existen tanques y demás objetos que hacen lo mismo, aquí la diferencia radica en que este material parecido a un cristal cuenta con la particularidad de poder captar el oxígeno, absorberlo y posteriormente liberarlo, ahorrando espacio y volumen ya que con solo 10 litros de esta sustancia podría absorber todo el oxigeno de una habitación.

Un aspecto importante de este material es que no reacciona irreversiblemente con el oxígeno. Es a la vez un sensor y un recipiente para este. Se puede usar para guardarlo y transportarlo, funciona como una sólida hemoglobina artificial”, declaró la investigadora. También es interesante que además de captarlo, puede liberarlo muchas veces sin perder esa habilidad”. Es como poner una esponja en agua, apretarla para sacar el líquido y repetir el proceso una y otra vez”, explica.

Según explican, el componente clave de este nuevo material es el cobalto, que se une a una molécula orgánica permitiendo obtener una estructura molecular y electrónica precisa que permite la absorción del oxigeno circundante.

Foto: El cambio de color del material cristalino al absorber o liberar oxígeno. Los cristales son de color negro cuando están saturados de oxígeno y de color rosa cuando el oxígeno se ha liberado de nuevo.

Foto: El cambio de color del material cristalino al absorber o liberar oxígeno. Los cristales son de color negro cuando están saturados de oxígeno y de color rosa cuando el oxígeno se ha liberado de nuevo.

Este material es muy sensible a la cantidad de oxigeno atmosférico, temperatura y presión por lo que puede variar segundos minutos, horas o días la absorción del oxigeno o su liberación, algo muy útil ya que no requiere de algún mecanismo para poder realizar cualquiera de sus funciones.

“Cuando este nuevo material se satura de oxígeno, se puede comparar con un tanque de oxígeno puro bajo presión. La diferencia es que puede contener tres veces mayor capacidad”, comentó McKenzie.

Sin duda, este cristal podrá revolucionar la manera en como manejamos este elemento químico, desde tanques de oxigeno más seguros, ya sea para recreación o rehabilitación medica, hasta el aprovechamiento más efectivo de este gas en cualquier ámbito de investigación.

Fuente: SDU Universidad del Sur de Dinamarca 

Desde la Red…
Comentarios