memorable-mit

Mucha gente -y creo que las mujeres en particular- son propensas a pensar que en las fotos no salen tan atractivas como son (o se sienten). Quizás es porque tenemos una imagen de nosotros mismos que no es precisamente lo que la cámara fotográfica nos muestra. Pero… ¿no nos gustaría que las fotos en las que salimos fuesen más memorables? Pues he aquí una posible solución: un  programa creado por el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT hace que los rostros sean -de alguna manera- más atractivos.

Una posibilidad en este sentido sería que el algoritmos nos mostrara quizás con los ojos más verdes (aunque sean cafés), pero afortunadamente el plan del MIT no va por ese rumbo. De hecho, se diseñó específicamente para que el verse más atractivo se haga a un nivel muy sutil. Los investigadores empezaron con una base de datos de 2000 fotos de rostros, los cuales fueron asignados con una puntuación de ser memorables, vía voluntarios que vieron las caras y las calificaron. Estas imágenes entonces se analizaron usando el software para hallar los gestos que identifican a los rostros con mejores puntuaciones, así como las características comunes entre ellos. Se hizo lo mismo con las imágenes con bajas calificaciones. Vamos, se buscaba hallar qué características hacen más o menos memorable un rostro.

El equipo seleccionó unas 500 caras y con el software (y el nuevo conocimiento adquirido del análisis mencionado), se le pidió que creara un rostro más y menos memorable. El sistema se programó para evitar hacer cambios que pudiesen afectar las características básicas de los sujetos (edad y género, por ejemplo) o el hacer que fuesen menos atractivos.

En cada caso, el programa empezó por hacer miles de copias de las foto en cuestión, incorporando ligeros cambios y alteraciones. Se analizaron esas copias y se seleccionó la que se consideraba la que equivalía al mejor criterio. Esa foto se copió de nueva una y otra vez un número de veces y se hicieron nuevas pero ligeras modificaciones. La mejor foto se seleccionó de nuevo y este proceso se repitió hasyta que el software decidió cual era la óptima. Con estas fotos, la más y la menos memorable, se le mostró a los calificadores y el software acertó en un 75% de las fotos en su criterio de  hacer el rostro más y menos memorable.

Un uso sugerido por los propios investigadores es la capacidad de mejorar fotos para los sitios web o cuando se hace una entrega de documentos cuando se pide un trabajo. O quizás hacer más o menos notable la presencia de extras en una película o serie de TV.

Referencias:

MIT

Enlaces Patrocinados
Comentarios