Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Para Cars 2, Pixar decidio jugar a la segura en cuanto a personajes y desarrollo de la trama, presentando caras o más bien parabrisas conocidos y una historia sencilla para toda la familia. Sin embargo, en los estudios ubicados en Emeryville, California, la tecnología fue la estrella de esta película. Dos nuevos efectos llegan a la pantalla y son en verdad sorprendentes.

¿Si te pido que imagines el reflejo de un automóvil podrías hacerlo? Fácil. Pero si te pido que conviertas el reflejo de un automóvil en un algoritmo y luego aplicarlo a miles de cuadros para formar una simple escena. La cosa cambia. Para Cars 2, los ingenieros y animadores lograron precisamente esto.

Y ya que la película presenta nuevos vehículos y nuevos entornos lejos de las pistas de carreras, el segundo efecto, a mi parecer el más impresionante, es el agua en mar abierto. Lo lograron con un modelo matemático llamado Tessendorf.

Con cada película, el estudio parece mejorar las técnicas de animación para sus propias películas y eventualmente para el resto de las casas productoras; en Up, la escena de los miles de globos escapando del techo del Señor Fredrickson fue realizada con verdaderas fórmulas físicas aplicadas a los polígonos animados. Igualmente, en ToyStory 3, la escena de las bolsas de basura requirrio iluminación verdadera, algo totalmente nuevo en una película CGI.

La física en software ya no es algo tan nuevo, muchas apps de diversas plataformas utilizan este recurso para sus desarrollos, incluyendo el über popular Angry Birds. Si ya viste la película y notaste los efectos, dinos tus impresiones. Si, cómo el resto de nosotros, viste la película y sólo dijiste “wow, eso se ve muy real”, felicidades, ese es el efecto que buscaba Pixar.

 

Desde la Red…
Comentarios