ratan-600

En estos días un grupo de astrónomos tuvieron sus 15 minutos de fama al anunciar que “una fuerte señal en la dirección HD164595” (en donde hay una estrella similar al Sol, a unos 94 años luz de nuestro planeta), y que usando el radio telescopio RATAN-600 que se encuentra en Zelencgukskaya, Rusia, los astrónomos hallaron una serie de ondas de radio que son 4.5 veces más fuertes que la estática de fondo. Tal vez finalmente estamos ante la presencia de un mensaje extraterrestre, ¿pero es así?

Hay que decir que los astrónomos no saben mucho de señales SETI “candidatas”, más allá de saber que son señales de radio. Y aunque los humanos nos pongamos a tratar de interpretar dichas señales, no necesariamente podemos decir que vienen de seres de otra parte del Universo. He aquí algunas de las razones para ello.

Los astrónomos no saben si la señal viene de la estrella. Seth Shostak, un astrónomo senior y director de la investigación del Instituto SETI, hizo notar que el radio telescopio no ve un punto fino en el espacio. Todos los telescopios ven “un campo de visión”, es decir, no es nada fácil decir si una señal viene necesariamente de un punto determinado.

Para colmo, la vista del RATAN no es circular. Toma una región angosta Este-Oeste en donde en este caso se centra sobre HD164595. Pero la vista Norte-Sur está altamente alargada. La señal podría venir de cualquier parte de esta región alargada, dice el astrónomo.

No se sabe si es una señal que está en una banda angosta del espectro. Históricamente los programas SETI se han enfocado a bandas angostas que se mueven sobre un par de frecuencias, porque los científicos piensan que los que hacen radio, prefieren las señales que están alrededor de los 300 Hz y entonces, podría ser que un extraterrestre inteligente pudiese pensar que en esa banda podría haber transmisiones entre seres pensantes. Hay que decir también que el arreglo de señales que barre el telescopio Allen en el Instituto SETI es miles de millones de veces más pequeño que los datos que puede obtener RATAN-600, que es ancho en términos de gigahertz.

Por ello, los datos adquiridos no pueden contar historias de mensajes extraterrestres. El programa [email protected], que usa las computadoras de los usuarios para un esfuerzo de discernir señales inteligentes a partir de miles y miles de señales que llegan a los radio telescopios, no pueden distinguir estas regiones del espectro con facilidad y que bien podrían ser causadas por un núcleo galáctico activo, una llamarada de una estrella, ruido en la señal, inclusive.

No se sabe si es interferencia generada por los seres humanos. Los radio telescopios sirven para captar ondas de radio del Universo, pero también captan ondas de radio que los propios seres humanos generan continuamente. El equipo que dio el aviso no ha presentado datos para eliminar la presencia de las ondas de radio humanas. De hecho, la señal a 11 GHz es la que está exactamente a la mitad del espectro radial y que usan los satélites artificiales.

No se sabe si es un evento irrepetible. El equipo de investigadores, liderado por Nikolai Bursov, escaneó la estrella 39 veces y vio la señal una sola vez. La investigación de señales SETI (supuestamente producidas por extraterrestres), tiene que pasar la señal candidata cinco veces en dos pruebas por separado, además de otras dos mediciones, una más al inicio y otra al final. Es decir, se requieren 12 pruebas para que el software sospeche que la señal podría ser extraterrestre. La señal de la que hablan los rusos ocurrió 1/39 y en el sistema SETI ya la señal se habría olvidado.

No se avisó a otros telescopios a tiempo. La señal de la que hablan los rusos llegó hace más de un año, en mayo del 2015. los investigadores hasta ahora decidieron hablar de esto. En el mundo de las señales extraterrestres, cuando ocurre un fenómeno que podría ser de una gran magnitud en términos de hallar una señal del Universo que pudiésemos considerar inteligente, avisamos a otros telescopios para que reconfirmen los hallazgos. En muchas ocasiones son fallas de los equipos los valores hallados.

Es muy atractivo pensar que una señal de los extraterrestres está llegando a la Tierra buscando platicar con nosotros, y eso inflama la imaginación de muchas personas, pero la realidad es que hasta el momento todo lo que sabemos -y no podemos ir más allá al respecto- es que se trata de una señal de radio que se dio en un momento dado y que se supuso podría ser extraterrestre, bajo algunos supuestos.

Referencias: Wired 

Enlaces Patrocinados
Comentarios