Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Guante electronico

Científicos de la Universidad de Illinois en Estados Unidos han creado un circuito flexible que se puede usar en las yemas de los dedos, lo que permite la creación de guantes inteligentes que simulan la sensibilidad táctil de la piel.

El dispositivo consiste en estimuladores electrotáctiles, circuitos electrónicos y sensores que se pueden ensamblar para formar una especie de piel artificial o piel electrónica ultrasensible, capaces de proporcionar una sensibilidad sin precedentes a la punta de los dedos.

Básicamente se trata de circuitos que utilizan pistas de oro, instalados sobre un polímero que a su vez es acoplado a un tubo de silicona con la forma de un dedo. Cuando el usuario se coloca este dedo de silicona, el circuito queda del lado de la piel, listo para transmitir sensaciones. De momento, la única sensación que han logrado reproducir es la de un hormigueo, pero serviría como base para desarrollar sensaciones más elaboradas, como por ejemplo temperatura, presión y textura.

“Quizás el resultado más importante es que incorporan la tecnología basada en el semiconductor multifuncional de silicona para formar pieles suaves y en tres dimensiones de forma libre, adecuado para la integración no sólo en la punta de los dedos, sino también en otras partes del cuerpo”, dice John Rogers, director del proyecto.

Piel electronica

Un dispositivo de esta clase tiene el potencial de enriquecer notablemente cualquier experiencia virtual, especialmente en caso de que se utilice como herramienta para un sistema de entrenamiento.

Los médicos podrían realizar operaciones virtuales con la misma respuesta táctil que obtendrían de sus delicados instrumentos en el quirófano y, entre sus posibilidades más extremas, se han considerado sistemas de monitoreo que cubran órganos enteros, permitiendo a los doctores conocer la situación de cada uno de ellos sin necesidad de intervenciones posteriores. Claro que, para eso, habrá que esperar un buen tiempo, pero todo debe iniciar en algún momento.

Referencia: Science magazine

Desde la Red…
Comentarios