Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Sutura que detecta infecciones

Un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois desarrolló con éxito una sutura electrónica que contiene sensores de silicio ultrafinos capaces de medir con precisión la temperatura de la herida indicándonos si hay riesgo de infección, así como suministrar calor a la zona de la herida para ayudar en la curación.

John Rogers, profesor de Ciencias e Ingeniería y autor principal del proyecto menciono que desarrollaron dos tipos de suturas utilizando membranas de silicio, electrodos y alambres de oro, que son sólo tienen unos pocos cientos de nanómetros de grosor en forma de serpentina. Uno de ellos es un diodo de silicio que cambia su corriente de salida según la temperatura, y el otro una resistencia de nanomembrana de platino, que cambia su resistencia con la temperatura. Los microcalentadores, por su parte, son simplemente filamentos de oro que se calientan cuando la corriente pasa a través de ellos.

John Rogers

Todos los materiales utilizados en los dispositivos son seguros para su uso en el cuerpo, y el mayor desafío consistió en hacer que las suturas fueran flexibles. El silicio es frágil, por lo que crear las nanomembranas lo más finas posibles y colocarlas en un patrón capaz de enrollarse fue clave para la elasticidad. “Cuando se dobla toda la estructura, la superficie superior está en tensión y inferior en compresión, pero en el punto medio la presión es muy pequeña”, señala Rogers.

Además Rogers cree que las suturas también podrían ser cargadas con dispositivos que proporcionen estimulación eléctrica para curar heridas. “En última instancia, lo más valioso sería poder usarlas para liberar fármacos de forma programada”, señala. Los investigadores podrían lograrlo recubriendo los hilos electrónicos con polímeros infundidos con medicamento, que liberarían productos químicos cuando se activasen por calor o por un pulso eléctrico.

La tecnología, que también se ha utilizado en catéteres inflables y tatuajes médicos, está siendo comercializada por MC10, una start-up con sede en Cambridge, Massachusetts de la que Rogers es cofundador.

Referencia: Small y Popsci

Desde la Red…
Comentarios