Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Sin riesgo para la salud

No hay evidencia científica de que el bajo nivel de exposición a campos electromagnéticos de los teléfonos móviles y otros dispositivos de transmisión ocasionen efectos adversos para la salud, según un informe presentado por el Comité de Expertos del Folke Helse Institute en Noruega, que asesora a las autoridades europeas sobre la gestión de riesgos y las prácticas reguladoras.

La comisión ha evaluado los riesgos para la salud de los campos electromagnéticos de bajo nivel generados por transmisores de radio. Estos campos electromagnéticos se encuentran alrededor de los teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, redes, estaciones base de telefonía móvil, transmisores de radiodifusión y otros equipos de comunicación.

Las autoridades de salud han determinado que los valores umbral para los campos electromagnéticos alrededor de los transmisores en los teléfonos móviles y otros equipos deben ser los mismos que los recomendados por la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes.

Los valores límite umbral para estos campos son 50 veces por debajo del nivel que produce el calentamiento de tejido humano o la estimulación de las células nerviosas.

En la investigación no encontró evidencia de que los campos de bajo nivel cerca de los teléfonos móviles y otros transmisores aumente el riesgo de cáncer, alterar la fertilidad masculina, causar daños reproductivos o conducir a otras enfermedades y efectos adversos para la salud, tales como cambios en el sistema endocrino y el sistema inmunológico.

En cuanto al cáncer, la mayoria de los estudios se centraron en el riesgo de cáncer de la cabeza y el cuello. El comité consideró que no hay evidencia científica de una asociación entre el uso de teléfonos móviles y tumores de crecimiento rápido del cerebro. Hasta el momento, el efecto en tumores de crecimiento lento se ha estudiado en personas que han usado teléfonos móviles por más de con 20 años sin mostrar ninguna asociación.

Sólo existen datos limitados para los otros tipos de cáncer en la cabeza y el cuello, así como para la leucemia y el linfoma, pero hasta ahora no hay evidencia de un aumento en el riesgo del uso de teléfonos móviles.

En cuanto a la hipersensibilidad electromagnética, la comisión no encuentra que los teléfonos móviles y otros equipos puedan causar problemas de salud. “No tenemos razones para decir que los síntomas son imaginarios, pero un gran número de estudios sugieren que estos síntomas deben tener causas distintas de los efectos físicos de los campos electromagnéticos de bajo nivel alrededor móvil teléfonos inalámbricos, transmisores y otros equipos inalámbricos. Nuestra opinión es que los pacientes con estos problemas de salud deben ser tomadas en serio por los servicios de salud y debe ser tratados como los demás pacientes”.

Dado que no existen incertidumbres en la evaluación de riesgos de los campos electromagnéticos de bajo nivel que justifiquen la introducción del principio de precaución, el comité considera que la cautela general es suficiente. Esto significa que la exposición no debería ser mayor que el necesario para conseguir el objetivo pretendido.

Un ejemplo sería que las autoridades y compañías informen que los kits manos libres reducen la exposición de los teléfonos móviles. Además, de que la intensidad de campo alrededor de un teléfono móvil es menor cuando hay buena cobertura.

El informe es de aproximadamente 200 páginas e incluye resúmenes en noruega e inglés en formato PDF.

Referencia: FHI

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios