apolo15-cam-00

La única cámara que estuvo en la superficie lunar y que fue de regreso a la Tierra será puesta a remate en la subasta Westlich Photographica, en Viena. Esta cámara fue diseñada por la empresa Hasselblad y es el modelo 500, conocida también como la Hasselblad Data Camera (HDC). Actualmente le pertenece a un coleccionista particular. Dicha cámara regreso a la Tierra debido a un problema interno y no fue dejada por ende en la superficie de la Luna. A veces estos accidentes ayudan a preservar la historia.

Uno podría pensar que el equipo fotográfico que se llevó a la Luna era muy sofisticado, pero no es el caso de esta cámara. De hecho, la empresa fabricante hizo modificaciones importantes a su cámara comercial modelo 500EL, las cuales en realidad buscaban simplificar la vida del astronauta al operarla, pues hay que considerar que no es fácil manejar objetos en un traje completamente presurizado y con guantes tan gruesos.

Para hacer la cámara lo más asequible al terreno lunar, se pintó de plateado, para que la luz del sol se reflejara y se mantuviese fría. Hubo que quitar los lubricantes de la cámara pues en el vacío podrían incluso llegar al estado de ebullición. Carl Zeiss diseñó el lente y una película más delgada fue desarrollada por Kodak, con un recubrimiento especial para prevenir la creación de electricidad estática dentro de la cámara que pudiese dañar las imágenes capturadas.

Debido a que los astronautas no podían usar el viewfinder de la cámara, el espejo y el disparador secundario se quitaron, dejando la pantalla focal para el viewfinder del reflex, que fue reemplazada por una placa opaca. Se añadió una placa extra que contiene esas pequeñas cruces que se ven en las fotografías de la Luna. La idea es que fuesen útiles para hacer análisis fotogramétrico. Igualmente, los controles se simplificaron mucho, pues había que acomodarlos a los guantes de los astronautas.

Esta es la cámara No. 1038 oficialmente, que la llevó en el módulo lunar el piloto James B. Irwin, durante la misión del Apolo 15, que voló del 26 de julio al 7 de agosto de 1971. La misión estuvo tres días en la Luna y tomó 299 fotos del área del Mare Imbrium. La misión fue notable por el énfasis científico que se le dio. Se introdujo el carrito lunar y fue la primera vez que se alunizó en un área que tuviese cráteres cercanos. Hubo 13 cámaras que se quedaron en la Luna, pues el procedimiento para salir del satélite natural involucraba dejar el mayor material posible para no necesitar tanto combustible para llegar al módulo de mando. Además, en muchas ocasiones las piedras recogidas en la Luna sustituían a las cámaras dejadas en la superficie. En el caso de la cámara 1038, no sepudo quitar la película de la máquina, pues se trabó, y por ello la cámara regresó a la Tierra.

Alain Lazzarini es el dueño de la cámara, autor del libro: “Hasselblad y a Luna”. Viene con documentación extensa. El precio inicial de la subasta es de 80 mil euros (unos 108 mil dólares) y se iniciará el 22 de marzo. Se estima que llegue a un precio cercano a los 150 o 200 mil euros (203 a 270 mil dólares).

Referencias:

GizMag 

Enlaces Patrocinados
Comentarios