Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Si usted alguna vez ha buceado deportivamente, sabrá que cuando se hace con gente que sabe del asunto, le obligan a llevar una serie de medidas de precaución, como saber qué tan rápido subir a la superficie después de haber estado a unos 30 metros de profundidad por quizás una hora, más o menos. El tema del nitrógeno en la sangre puede ser preocupante para la salud si el buzo aficionado no hace las cosas bien y muchas veces, para evitar más complicaciones, tendrá que ir a la cámara de descompresión para resolver el problema, producto de la ignorancia o del error humano. Ahora este deporte puede ser aún menos peligroso con el iGills Se-35, el cual no es solamente una carcaza contra agua para el iPhone, sino que dice convertir el dispositivo móvil en una computadora para buceo.

La protección de plástico permite poner un iPhone y bajarlo unos 130 pies (hasta 40 metros). Además, permite interactuar con el aparato a través de seis botones que vienen integrados en la caja protectora, lo cual está pensado así para que no le vaya a entrar agua y arruine el iPhone. El usuario puede usar el iPhone para fotos submarinas también. El software de iGills permite además tener herramientas de navegación y una bitácora de la experiencia bajo el agua.

La carcaza de iGills es de policarbonato y se dice que se usó el mismo material que se utiliza para hacer los vidrios a prueba de balas. Caben el iPhone 3GS, el iPhone 4 y 4S también. El SE-35 tiene un profundímetro de alta precisión y un sensor de temperatura, además de una ventana para el ojo de la cámara del iPhone. Cada unidad vendida ha sido sumergida y probada en una cámara hiperbárica antes de ser mandado a la tienda y promete un control de calidad riguroso para asegurarse que su iPhone se mantenga seco.

La app permite múltiples inmersiones, incluyendo Aire, Nitrox, etcétera. Además de un indicador de ascenso así como una alarma de profundidad, la cual ofrece a los buzos reemplazar muchos dispositivos normalmente usados en esta actividad con uno solo. Desafortunadamente, el SE-35 no soporta datos bajo el agua o uso del teléfono, por lo que no podrán hacerse llamadas fantásticas bajo el agua usando Facetime desde el fondo del mar. Presumiblemente, esto es porque el iPhone no puede recibir datos cuando está bajo el agua, por lo que los fabricantes aclaran que es una limitante del propio teléfono. Una vez fuera del agua, se puede configurar la app para mandar videos o fotos vía iCloud o Facebook, permitiendo a los amigos ver las aventuras en las que uno anda en ese momento.

Aún no hay fecha para que empiece a venderse en las tiendas, pero el SE-35 se puede comprar vía pre-orden a 329.99 dólares. Hay incluso envío al extranjero (fuera de los Estados Unidos, pues). Este video muestra un anuncio de lo que el sistema puede hacer.

Habrá que ver, sin embargo, si la unidad cumple con los parámetros internacionales para ser un equipo  de soporte de vida, life support, que tienen controles de calidad más estrictos porque finalmente, la vida de quienes los usan dependen de ellos. Cabe decir que muchos equipos y dispositivos para deportistas no cumplen con esta característica y están hechos para el deporte recreativo. Si usted es un profesional de estos deportes, probablemente antes deberá investigar si se cumplen los lineamientos rigurosos de equipos para soporte de la vida.

Referencias: iGills y GizMag

Desde la Red…
Comentarios