Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Tetrapléjico conducirá con su cabeza un Corvette en la Indy 500

El piloto de Indy Sam Schmidt, quien quedara tetrapléjico después de accidentarse en un entrenamiento, regresará a las pistas manejando usando solo los movimientos de su cabeza abordo de una versión modificada de un Corvette C7 Stingray.

El 6 de enero de 2000, Schimidt estaba entrenando para la próxima temporada, practicando en el Walt Disney World Speedway. Pero durante una de las vueltas, su vehículo sufrió un accidente, dejándolo con respirador artificial por 5 semanas, perdiendo la sensibilidad de sus cuatro extremidades y sin opciones de volver a conducir.

Catorce años después, el ahora empresario y dueño de una franquicia de la serie Indy Lights volverá a las pistas, a través de un sistema creado por la compañia Arrow Electronics junto con la colaboración de Ball Aerospace, Schmidt Petersen Motorsports, el laboratorio de investigación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y Falci Adaptive Motorsport.

sam-schmidt-indy-corvette-1-1-660x660

Según anunció Arrow, Schmidt hará la primera demostración pública de la tecnología durante el fin de semana en que se correrá la Indy 500, dando cuatro vueltas completas al circuito a bordo del Corvette C7 Stingray modificado.

El auto, bautizado como “Semi-Autonomous Motorcar” o “SAM”, incluye electrónica de avanzada que traduce los movimientos de la cabeza de Schmidt como instrucciones de conducción. Schmidt utilizará una gorra especial cubierta de marcadores infrarrojos, y la cabina del Corvette estará equipada con cámaras para registrar cada uno de sus movimientos. Un procesador a bordo hará de traductor, transmitiendo los comandos de Schmidt a una serie de actuadores distribuidos en el sistema de frenos, el acelerador, y la dirección del Corvette.

sam-schmidt-indy-corvette-3-1-960x623

Obviamente, existen varias cuestiones de seguridad a tener en cuenta, pero el SAM ha sido aprobado para su evaluación en la pista del Indy 500. El sistema GPS integrado establece límites virtuales de un metro antes de llegar al borde de la pista. Si por algún motivo el piloto no puede corregir el rumbo, el sistema tomará temporalmente el control para regresar el vehículo a una posición más segura. También existe la posibilidad de que un acompañante conduzca en caso de emergencia, y de detener el motor desde los boxes.

Sin duda una tecnología prometedora ya que su desarrollo podría presentar una nueva oportunidad para la masificación de los sistemas de control para personas con limitaciones de movilidad.

Referencia: Arrow Electronics

Desde la Red…
Comentarios