Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La tecnología nos ha sorprendido en muchos aspectos y nos ha demostrado su lado más terrorífico, al igual que el más útil en pro de la evolución humana. Por ejemplo, hace unos días se hablaba de un escándalo tecnológico como la llegada de WannaCry, un virus que afectó a miles de usuarios, secuestrando toda su información y pidiendo recompensas a cambio.

Sin embargo, si partimos desde un enfoque científico, hemos visto que la tecnología ha ayudado en gran medida al avance médico. Ahora, un grupo de investigadores logró imprimir el armazón en 3D de un par de ovarios artificiales que fueron implantados en ratas esterilizadas, esto con el fin de que las mujeres infértiles tengan la posibilidad de quedar embarazadas sin la necesidad de recurrir a otras para utilizar sus vientres.

En la actualidad, quizá por los hábitos y modos de vida, millones de mujeres son estériles por tener el ovario poliquístico, un padecimiento que provoca irregularidades en el periodo menstrual y hormonal, lo que genera mucha dificultad al momento de embarazarse.

La ciencia afirma que la sonrisa de la Mona Lisa es de felicidad

El resultado de las impresiones fue sorprendente, pues la estructura permitió el funcionamiento normal del proceso reproductor, desde la división celular hasta la ovulación y pasando por la activación hormonal. Tras aparearse con ratas machos, las hembras lograron dar a luz a ratones sanos y listos para ser amamantados.

El grupo de investigadores devolvió la capacidad de parir a las hembras a las cuales les habían quitado sus ovarios. Lo sorprendente del asunto fue que el grupo recurrió a la gelatina para que fuera lo suficientemente maleable para interactuar con tejidos internos del animal. De este modo, las hembras volvieron a dar a luz sin tener sus ovarios naturales.

Como el experimento funcionó con roedores, los científicos esperan que pronto sea funcional para las mujeres que tengan problemas de fertilidad o quistes en los ovarios.  No cabe duda que la impresión de ovarios en 3D y de órganos en general es un tema digno de debatirse, pues irrumpe con cualquier cuestión ética y moral.

¿Qué tan correcto es utilizar materiales ajenos a nuestros tejidos naturales? ¿será la impresión 3D un factor detonante para nuestra deshumanización o deberían existir más inventos como éste? En lo personal, creo que la tecnología siempre dará mucho de qué hablar, y que si está en nuestras manos solucionar un problema que atañe a las mujeres actuales, ¿por qué no resolverlo?

Parece que sí existe un estado superior de conciencia

El avance tecnológico siempre debería ir en pro de nuestro beneficio, con un equilibrio definido, ayudando a combatir problemas genéticos, pero no deberíamos caer en la enajenación y dejar que la tecnología haga todo por nosotros, de lo contrario, terminaríamos sometidos ante ella.

Referencia: Nature

Desde la Red…
Comentarios