Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Existen numerosos estudios que muestran cómo la luz de las pantallas de los dispositivos móviles actuales afectan significativamente el proceso del sueño de cualquier persona. Si a esto le agregamos la prematura forma de lidiar con ello de un niño, da como resultado un problema que si no es atendido a tiempo puede crear un problema más grande en un futuro.

Según un reciente estudio realizado por varios científicos ingleses a padres de familia con niños pequeños y publicado en el sitio Nature, los niños que más tiempo pasan frente a un dispositivo móvil durante el día son más propensos a tener dificultad para conciliar el sueño y dormir por las noches.

El estudio ha sido elaborado por medio de una encuesta online a los padres de los pequeños desde junio de 2015 hasta marzo de 2016 y ha tenido como universo un total de 715 padres de infantes y pequeños desde los 6 meses hasta los 3 años de edad.

El estudio ha sido realizado para demostrar que los dispositivos con pantalla táctil pueden llegar a afectar el sueño de los pequeños, no obstante, existen también otros dispositivos como la televisión y el exceso de videojuegos que pueden llegar a afectar no solo la forma de dormir de los niños, sino también su respuesta cognitiva si son consumidos en exceso.

El estudio demuestra algo que era de esperarse, el 70 por ciento de los padres que fueron encuestados poseen algún tipo de dispositivo con pantalla táctil en casa, ya sea teléfono, tablet o computadora, y en el 75 por ciento de los casos los niños usan estos dispositivos y en ocasiones lo hacen sin tener un control real de parte de los padres.

Luego de realizar un control de acuerdo a la edad, el sexo, tiempo de exposición a las pantallas y educación por parte de los padres, los científicos llegaron a la conclusión de que los pequeños que pasan más tiempo frente a este tipo de aparatos, tienen un ciclo de sueño más complicado por las noches, pero suelen tener tiempo de siesta mayores por las tardes.

En promedio un niño que pasa más tiempo dentro de un dispositivo con pantalla táctil tiene 26 minutos menos de sueño por la noche, pero su siesta se incrementa en 10 minutos por las tardes. La deficiencia de sueño nocturno conlleva afectaciones en el desarrollo cognitivo del pequeño a largo plazo.

Como sabemos, el exceso de luz captada por el ojo humano afecta la producción de melatonina en el cerebro y por ende el ciclo biológico del sueño se suele ver afectado por este tipo de prácticas. La recomendación de los expertos es dejar de utilizar aparatos con pantallas un par de horas antes de ir a dormir y que a los pequeños se les restrinja el uso de estos aparatos a una hora o menos al día.

Los dispositivos móviles son una conveniente herramienta para los padres modernos para poder distraer o entretener a sus pequeños cuando están ocupados o realizando alguna actividad en la cual no quieren ser molestados. Sin embargo, el frecuente uso de tabletas y teléfonos puede llegar a afectar a largo plazo el desarrollo cognitivo en los niños.

Referencia: Gizmodo, Nature

Desde la Red…
Comentarios