Bacterias

Los investigadores de las Universidades de Tufts e Illinois han desarrollado un implante electrónico reabsorbible que se activa de forma inalámbrica para eliminar infecciones bacterianas mediante la entrega de calor al tejido infectado. Un método que esperan poder utilizar  para la entrega de fármacos con tan solo pulsar un botón.

El dispositivo está hecho de un sustrato de proteína de seda con un elemento de calefacción de magnesio que se disuelven sin causar daño. El elemento está energizado externamente usando un transmisor inalámbrico, calentando y elevando la temperatura cercana al tejido lo suficiente como para matar a las bacterias.

“Este es un importante paso hacia adelante en el desarrollo de dispositivos médicos a la carta que se puede activar de forma remota para realizar una función terapéutica en un paciente y luego desaparecen con seguridad después de su uso, y que no requieren recuperación”, dijo el autor principal, Fiorenzo Omenetto, profesor de ingeniería biomédica en la Escuela de Ingeniería de Tufts. “Estas estrategias inalámbricas podrían ayudar a controlar la infección post-quirúrgicas, por ejemplo, o allanar el camino para la administración de fármacos por medio de Wi-fi.”

2386076F00000578-0-The_heating_device_in_the_implants_illustrated_has_a_resistor_an-21_1417002084868

“Los dispositivos médicos implantables suelen utilizar materiales no degradables con vida limitada y deben ser retirados o sustituidos. Los nuevos dispositivos de terapia inalámbricos son lo suficientemente robustos para sobrevivir manipulación mecánica durante la cirugía y disolverse inofensivamente en cuestión de minutos o semanas, dependiendo de cómo se procesa la proteína de seda”, dijo Hu Tao, co-autor de la investigación.

En las pruebas el dispositivo se implanto en ratones con tejido infectado por S. aureus y fue activado por un transmisor  de manera inalámbrica. Donde 24 horas después del tratamiento no se mostró ningún signo de infección, disolviéndose en aproximadamente dos semanas, los niveles de magnesio en el sitio del implante y las zonas circundantes fueron comparables a los niveles normalmente encontrados en el cuerpo.

Ahora los investigadores también están llevando a cabo experimentos in vitro en el que los dispositivos controlados remotamente administran el antibiótico ampicilina contra las bacterias E. Coli y S. aureus donde hasta ahora han logrado mejorar la liberación del fármaco sin reducir la actividad antibiótica.

Referencia: PNAS

Enlaces Patrocinados
Comentarios