Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Año Nuevo es uno de los días en que más se festeja, pero también es uno de los días en que los excesos principalmente de debidas alcohólicas aumentan. Por lo que les traemos una pequeña guía para afrontar de la mejor mañera la juerga que nos espera. Aunque no es nada tecnológico, no queremos que arranques el 2012 sintiéndote más que desvelado… estos son unos consejos, para evitar el abuso y las consecuencias.

Antes de beber:

  • Comer antes de beber, y no al revés. Los alimentos retrasan la absorción del alcohol, si se los consume después tiene el riesgo de vomitarlos.
  • Consumir fruta fresca o miel antes de beber, acelera el metabolismo y eliminación del alcohol debido a la fructosa que contienen.
  • Vigila dónde y qué bebes.
  • Tome un suplemento o alimento que contenga de vitamina B1.  Algunos ricos en ésta vitamina son las verduras, legumbres y cereales.
  • Las bebidas destiladas se metabolizan peor. Las bebidas claras, como el vodka y el vino blanco, suelen provocar menos resaca.
  • No mezclar con agua, jugos, refrescos que contengan azúcar residual por que hacen que el alcoho se absorba con más rapidez.

Durante la bebida:

  • Beba despacio: un máximo de cinco bebidas para los hombres y tres para las mujeres durante un periodo de 3 horas.
  • Para prevenir la deshidratación, beber un vaso de agua después de cada bebida alcohólica.
  • El abuso al combinar alcohol con bebidas gaseosas, como refrescos, puede ser peligroso, pues los radicales carbónicos (entiéndase burbujas) permiten que el alcohol llegue más fácilmente al cerebro, haciendo que el efecto tóxico de la bebida sea más rápido y por más tiempo.

Después de beber (Resaca):

  • Beber agua, al menos un litro, antes de irse a dormir.
  • Duerma tanto como le sea posible  pero en lugar de dormir 8 ó 10 horas seguidas, interrumpir el sueño a las 6 horas, para beber agua, y luego continuar el sueño.
  • Tomar alimentos o suplementos que contengan vitamina B1.
  • Toma un baño alternando entre agua fría y caliente o haz ejercicio. Esto reactivara la circulación  3 veces más rápido que cuando se está sentado, y cuanto más rápido circule por el hígado y los riñones más rápido se eliminan las toxinas de su cuerpo.
  • Café: Tomarlo solo te pondrá más alerta, pero cuidado porque también es un diurético y si abusas de él, solo agravaras los síntomas.
  • Analgésicos: Son buenos para el dolor pero varios de estos son procesados por el hígado, además  de que dañan la mucosa gástrica,  así que de nuevo hay que usarlos con moderación.
  • Olvídese de curársela,  esto solo postergará “la cruda” e intensificara los síntomas.
  • Alimentos picantes: Lo único que pueden ofrecerte es mantenerte alerta por la enchilada que te pondrás  y realmente estos solo te traerán otro problema gastrointestinal.

Ahora bien, el grado de intoxicación y sus efectos en el organismo dependerán de cuánto y qué se ingirió, es decir, de las características del producto consumido, pues de ello depende la velocidad de absorción, su paso a la sangre y su alojamiento final en el intestino delgado. El siguiente cuadro muestra el porcentaje de alcohol que hay en 100 mililitros de bebida:

BebidaPorcentaje de Alcohol
Cerveza4 a 5%
Vino de mesa11 a 18%
Champaña18 a 30%
Vodka35 a 40%
Whisky40 a 45%
Brandy y coñac40 a 45%
Ron y tequila40 a 75%

Cuando ingerimos alcohol, el pico máximo en sangre, y por lo que la policía nos puede multar,  se alcanza a la hora de la ingesta de dicha bebida alcohólica.

Se piensa que el hecho de orinar de forma continuada puede ayudar a la rápida excreción del mismo, cuando no es así. Normalmente sólo el 5% del alcohol ingerido es excretado al orinar, la gran mayoría se queda en el organismo al menos un día mientras es filtrado por nuestro hígado (alrededor del 92%).

Finalmente, y como simple aporte informativo, es conveniente recordar que el alcohol disminuye el potencial sexual, la capacidad del cuerpo para asimilar vitaminas y calcio, además de que produce acné, caspa y dureza en piel y cabello. Si a ello añadimos las afectaciones de tipo mental, como depresión, angustia, ansiedad, baja autoestima y culpabilidad, habrá que pensarlo dos veces antes de perder el control sobre lo ingerido en una noche de copas.


Desde la Red…
Comentarios