Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

258708964-leucemia-metastasis-tumor-abstracto

Científicos de la Universidad Northwestern en Illinois han desarrollado un innovador implante que permite capturar y detectar de manera precoz células cancerosas metastásicas. Un avance que podría contribuir a postergar la progresión del cáncer.

Cuando el cáncer se propaga desde la parte del cuerpo donde comenzó (sitio primario) a otras partes del cuerpo se le llama metástasis. La metástasis puede ocurrir cuando las células se desprenden de un tumor canceroso y se desplazan a otras áreas del cuerpo a través del torrente sanguíneo o los vasos linfáticos. (Los vasos linfáticos se parecen mucho a los vasos sanguíneos con la diferencia que transportan un líquido claro llamado linfa de regreso al corazón).

Las células cancerosas que se trasladan a través de los vasos sanguíneos o linfáticos se pueden propagar a otros órganos o tejidos en partes distantes del cuerpo. Los órganos más frecuentemente alcanzados por metástasis son el hígado, los pulmones, el cerebro y los huesos.

Esa extensión no constituye una buena señal, ya que a menudo es detectada en un estado avanzado y difícil de controlar.

Los investigadores ya están trabajando en tests de sangre que permiten predecir el riesgo de una evolución desfavorable de ciertos cánceres gracias a la presencia de células tumorales circulantes.

55ef25a2a2d81

Sin embargo, esas células son sumamente escasas y difíciles de detectar. Por eso un grupo de investigadores dirigidos por Lonnie D. Shea creó un implante hecho de un material poroso inerte ya utilizado en dispositivos médicos, que mediante una molécula de señalización llamada CCL22 es capaz de atraer a ciertas células inmunes, que anima a las células cancerosas a seguir su ejemplo.

El implante ya ha sido capaz de capturar las células metastásicas en las ratas de laboratorio, a las que los investigadores habían inoculado previamente un cáncer de seno metastásico.

“Hemos combinado ese dispositivo con un sistema que nos permite detectar la presencia de células cancerosas en el implante, lo cual nos permite detectar de manera precoz las metástasis”, indicó Shea.

Según el investigador, el procedimiento debería suministrar una “oportunidad para tratar las metástasis cuando el paciente todavía se encuentra en estado de salud relativamente bueno y con pocas células cancerosas”.

Estima que podrán realizarse las pruebas químicas en la Universidad de Michigan no bien se hayan identificado los procedimientos de fabricación de los biomateriales necesarios, y se haya conseguido el financiamiento.

“No hay ninguna razón para pensar que el sistema no va a funcionar en el ser humano, pero todavía debemos demostrarlo”, agrega.

Referencia: Nature

Desde la Red…
Comentarios