Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

0825.sdt-news

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), han creado un programa capaz de detectar de manera precisa y automatizada diversas alteraciones cognitivas. Una herramienta útil para el diagnostico precoz de enfermedades como el Alzheimer.

Diversos trastornos cognitivos como el Parkinson o por el Alzheimer comienzan mucho tiempo antes de ser evidentes en la vida cotidiana, es por eso que la detección temprana de estos trastornos a tiempo permitiría mejorar las condiciones de vida de los afectados.

Para ello los investigadores se valieron de los datos recogidos en el Lahey Hospital, un centro médico a las afueras de Boston, que desde hace nueve años realiza el test del reloj utilizando un bolígrafo digital que captura en la computadora los dibujos realizados por los pacientes, además de registrar el proceso de creación de los mismos con gran precisión.

En el test del reloj el paciente debe dibujar un reloj que debe marcar una determinada hora y, además, debe copiar otro ya dibujado. La observación de alteraciones en la manera de realizar estos dibujos permite a los médicos identificar síntomas de deterioro en el cerebro del paciente.

De esta manera con los datos obtenidos se creo un programa informático capaz de interpretar y evaluar automáticamente el test del reloj, aumentando la precisión y eliminando la subjetividad de una evaluación realizada por humanos.

Healthy-Command-Clock-CSAIL-MIT_0

“Hemos mejorado el análisis, de manera que es automático y objetivo. Con el equipamiento adecuado es posible obtener un resultado rápido y más preciso”, dijo Cynthia Rudin, responsable de la investigación.

Los distintos patrones revelaron por ejemplo, que es normal que los adultos sanos pasen más tiempo pensando que dibujando, cuando la memoria está afectada, el periodo de reflexión se alarga.

Por otra parte, en el caso del Parkinson, los enfermos tienden a necesitar más tiempo para dibujar los relojes que, a su vez, tienden a ser más pequeños, sugiriendo que les está costando un mayor esfuerzo realizar la tarea.

Estas consideraciones se podían pasar por alto en la prueba tradicional, ya que, en muchas ocasiones, el médico no ve en detalle cómo el paciente realiza el dibujo, sino tan solo el resultado final.

Este trabajo no sólo permite diagnosticar mejor una serie de patologías muy graves para quienes las sufren, sino que además ofrece un avance a la hora de automatizar procesos que pueden resultar tediosos y poco eficientes cuando se realizan por humanos.

Ahora los científicos trabajan en desarrollar un fácil sistema que pueda implementarse en los hospitales y centros de salud.

Referencia: MIT

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios