Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

do-you-hear-what-i-hear---rightjpg-1c5818d49ef3ac9a

Científicos de la Universidad de Málaga han desarrollado un microchip electromecánico implantable para mejorar la audición de las personas con problemas de sordera o hipoacusia, capaz de sustituir determinadas partes del oído como los huesecillos y el tímpano.

La Organización Mundial de la Salud estima que actualmente existen 360 millones de personas con alguna pérdida de audición discapacitante en todo el mundo. La pérdida de audición puede ser hereditaria o causada por rubéola materna o complicaciones en el parto, y también por algunas enfermedades infecciosas tales como las meningitis y las infecciones crónicas del oído, así como por el uso de fármacos ototóxicos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento.

Los investigadores refieren que el reducido formato del nuevo dispositivo es su principal ventaja frente a los actuales implantes de oído medio. Éstos, de mayores dimensiones, superan el tamaño real de esta cavidad del aparato auditivo, por lo que resultan inadecuados para la mayoría de personas que sufre pérdida de audición y dificultan la implantación.

Definen el oído medio como un transductor, es decir, un sistema que convierte un tipo de energía en otra. Por ejemplo, una foco transforma la energía eléctrica en lumínica. En el caso del órgano auditivo, éste convierte los impulsos nerviosos (energía eléctrica) en una forma de energía mecánica que es el sonido.

Para obtener este dispositivo, los investigadores aplicaron la tecnología MEMS (Micro Electro Mecanic Machine System) o Sistemas Micro Electro Mecánicos al campo de la Otorrinolaringología.

“Un MEMS es un circuito integrado, una especie de chip que constituye la base del funcionamiento de aparatos electrónicos como los teléfonos móviles o las televisiones. Integra multitud de elementos electromecánicos en muy poco espacio que además posibilita su producción a gran escala y la consiguiente reducción de costos”, dijo el Dr. Rafael Urquiza, responsable de la investigación.

La fabricación en serie permite de este tipo de dispositivos permite obtener y diseñar distintos prototipos adaptados a las necesidades auditivas de cada persona, además de contar la facilidad de programarse según el tipo de pérdida auditiva del paciente.

Finalmente, otra ventaja del empleo de esta tecnología es que evita los ensayos con animales, ya que las pruebas de simulación pueden realizarse con el programa informático adecuado, concluyeron los desarrolladores.

Referencia: NCBI

 

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios