Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El seguimiento de tu higiene dental ya es una realidad gracias al Beam Brush, un cepillo inteligente. El dispositivo transmite datos sobre su uso a través de Bluetooth, a una aplicación en tu smartphone  que mantiene un registro de cuándo y por cuánto tiempo se utilizó el cepillo. 

Aunque el propio cepillo no está motorizado, y no está claro cuáles son los beneficios de conservar los datos del cepillado, parece que es una ingeniosa herramienta para auto-monitorearse o para controlar los hábitos de cepillado de sus hijos.

Alex X. Frommeyer, el CEO y fundador del Beam, dice que el cepillo llegará a las tiendas a principios de marzo, su precio estará alrededor de los 50 dólares para la base y 3 dólares por un cabezal reemplazable. El sensor funciona a través de contacto con la boca, por lo que se registra cuando el cepillo está frotando los dientes.

El cepillo de dientes no puede apelar a aquellos que buscan lo último en información sobre su higiene dental, ya que consisten sobre todo en realizar un seguimiento de cuánto tiempo y cuando se cepilló los dientes.

Para adornar la experiencia, Frommeyer pretenderá también hacer un seguimiento de cuánto tiempo permaneció en ciertas áreas de la boca y añadir algún tipo de gratificación para ayudar a fomentar un mejor cepillado. En versiones posteriores planea incorporar un elemento social o elemento de juego en el proceso, comentando que al principio esto parecerá extraño (aunque tal vez no a las personas que comparten las fotos de sus cenas). El asegura que como padre le gustaría una forma de monitorear la frecuencia que su hija se cepilla los dientes sin estar parado ahí en el baño .

La promesa de un cepillo de dientes conectado no es sólo una mejor experiencia de cepillado ya que al compartir esos datos con los dentistas e higienistas se traduce en un mejor cuidado y en un nivel macro podría significar el intercambio de datos de millones de usuarios para la búsqueda de patrones o cambios patologías dentales.

 

Desde la Red…
Comentarios