Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

salmonella_bacteria

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) lograron programar cepas inofensivas de bacterias Escherichia Coli que atacan y suministran cargas de medicamentos contra células cancerígenas.

Hasta ahora las bacterias genéticamente modificadas han logrado reducir tumores hepáticos en ratones de forma mucho más efectiva, que con los tratamientos en solitario.

En el estudio los investigadores fueron capaces de integrar circuitos genéticos artificiales en las bacterias, que les permitían a los microbios eliminar células cancerosas de tres maneras diferentes. Primero con un circuito que produce una molécula llamada hemolisina, que destruye las células tumorales al dañar sus membranas celulares. Otra produce un fármaco que induce a la célula a someterse a suicidio programado, y el tercer circuito produce una proteína que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para atacar el tumor.

Para evitar los posibles efectos secundarios de estos fármacos, los investigadores añadieron un cuarto circuito genético que permite a las células detectar otras bacterias en su entorno, a través de un proceso conocido como la detección de quórum o autoinducción, el cual es un mecanismo de regulación de la expresión genética en respuesta a la densidad de población celular.

Así cuando la población alcanza su objetivo predeterminado, las células bacterianas se autodestruyen. “Eso nos permite mantener la carga de bacterias en todo el organismo en un nivel bajo y mantener así el bombeo de los medicamentos sólo en el tumor”, dijo Sangeeta Bhatia, responsable de la investigación.

En los ensayos de laboratorio con ratones, esta terapia de microbios combinada con quimioterapia consiguió reducir notablemente el tamaño de tumores en el hígado, mucho más que el medicamento por sí solo.

Sin duda un gran avance en la lucha contra el cáncer, una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo; tan solo en 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8.2 millones de muertes relacionadas con el cáncer. Se prevé que el número de nuevos casos aumente en aproximadamente un 70% en los próximos 20 años.

En 2012, los cánceres diagnosticados con más frecuencia en el hombre fueron los de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado. En la mujer fueron los de mama, colon y recto, pulmón, cuello uterino y estómago.

En la actualidad, los científicos están trabajando en la programación de las bacterias con otros tipos de carga letal, así mismo también planean investigar qué combinaciones de cepas bacterianas y circuitos serán más eficaces contra diferentes tipos de tumores.

Referencia: OMS, MIT

Desde la Red…
Comentarios