Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Sabemos que los robots llegaron para sustituir ciertas tareas del hombre, pero que pasa donde lo que comienza a suplantar son las propiedades de los animales, donde al ver los ejemplos de Boston Dynamics se nos enchina la piel pero que tal ahora esta modalidad de insecto de este dron robótico.

Resulta que la Universidad de Stanford, no se ha quedado con los brazos cruzados en cuanto a robótica y en lugar de optar (por ahora) por desarrollar humanoides o perros robóticos, ellos han decidido enfocar su interés en otros seres de la naturaleza igualmente interesantes por sus distintas habilidades como son los insectos.

Con eso en mente el Laboratorio de Biomimética y Manipulación Diestra de la Universidad de Stanford ha desarrollado un nuevo prototipo llamado SCAMP (Stanford Climbing and Aerial Maneuvering Platform) que podría entenderse en simples palabras como una suerte de dron bastante inteligente, el cual tiene la capacidad de aterrizar en superficies verticales, escalarlas para nuevamente dar un salto y regresar al vuelo (como prácticamente cualquier insecto con alas).

Esto es posible gracias al simple pero inteligente sistema de hélices que además de permitirle surcar los cielos, funcionan como un estabilizador al momento de que SCAMP decide pasear por  superficies verticales, para esto emplea un par de brazos flexibles los cuales cuentan con unas pequeñas patas equipadas con unos adhesivos y una serie de espigas que lo mantienen sujeto, mientras que su brazo principal en la parte posterior del cuerpo genera el movimiento para que puedan hacer la función de escalado.

En caso de que no logrará fijarse en la pared, la inteligencia preparará al pequeño robot para recuperar inmediatamente el vuelo, estabilizarse e intentar otro aterrizaje, y si ya se encuentra postrado en la superficie y desea regresar al cielo, únicamente activara una pequeña pata que le servirá de impulso para despegarse de la pared.

Por ahora sus desarrolladores continuaran trabajando en el pequeño SCAMP. esto con el fin de mejorar sus habilidades de para lograr una mejor fijación en nuevas superficies así como en diferentes entornos.

Fuente: Stanford

Desde la Red…
Comentarios