Todos los días la tecnología nos muestra que muchas de las actividades que considerábamos solamente humanas pueden ser desarrolladas por las máquinas. Por ejemplo, Wilfried Stoll y un equipo de ingenieros de la firma Festo, de Alemania, han creado un robot que puede componer y tocar la música compuesta por ellos mismos, todo mediante instrumentos robóticos de cuerda.

El sistema escribe música al escuchar a un intérprete tocar una tonada en un xilófono o en un teclado MIDI. Usando las reglas derivadas del juego de la vida, del matemático John Conway, una computadora crea una reinterpretación de la melodía, que pasa por diferentes partes de cada instrumento. La señal procesada es transmitida a las cuerdas robóticas. “Los robots individuales acústicos están interligados de tal manera que pueden escucharse unos a otros”, dicen los del equipo de ingenieros. “Esto da constantemente a nuevas variaciones que difieren de la composición original, mientras mantienen la esencia de la composición”.

Aunque cada robot tiene solamente una cuerda, puede emular el sonido de dos violines, un cello y una viola. Un actuador eléctrico mueve la cuerda hacia arriba o hacia abajo para producir el tono correcto, como si fuese la mano izquierda de un músico. Toda esta instalación fue diseñada para demostrar cómo un sistema manual puede ser reemplazado por una red de robots autónomos. El equipo ahora busca automatizar los procesos basados en la teoría evolutiva, para transformar las fábricas del futuro.

En el siguiente video puede verse el sistema trabajando:

Fuente: New Scientist

Enlaces Patrocinados
Comentarios