Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Por casi tradición, cuando se habla de un reloj atómico se asume que probablemente éste sea un asunto de una investigación científica muy costosa, y que sólo puede hacerse casi casi con auspicios gubrnamentales. Y esta percepción probablemente fue cierta por muchos años, pero ahora un grupo de investigadores ha desarrollado un reloj atómico que tiene, para empezar, una centésima del tamaño de los relojes atómicos que se usan en las grandes instituciones académicas y científicas, y además, usa una centésima parte de la energía de los productos de esta naturaleza comerciales hasta este momento. Se llama el Chip Scale Atomic Clock (CSAC) y puede adquirirlo por unos 1500 dólares… algo más que un reloj fino de marca, pero nada mal si pensamos que la variación en este reloj es de un millonésimo de segundo por día.

El reloj es del tamaño de una caja de cerillos y opera con sólo 100 miliwatts, que salen de dos pilas doble AA. En contraste, los relojes atómicos portátiles tradicionales, necesitan como energía una pila como las usadas en los automóviles.

Dentro del CSAC está incorporado un contenedor del tamaño de un grano de arroz, por cortesía del Laboratorio Draper, que contiene átomos de Cesio. Dos capas de acero están dispuestas a manera de escudo para que no se afecte el funcionamiento del dispositivo por el campo electromagnético de la Tierra. Los átomos son golpeados por un rayo laser (VCSEL), hecho por el Sandia National Laboratories, lo que causa que regularmente se emitan microondas. Los relojes atómicos anteriores usaban un laser de rubidio, mientras que usando el VCSEL, se necesitan solamente dos miliwatts.

Finalmente la circuitería del reloj, diseñada por Symmetricom Inc., mide el tiempo contando la frecuencia de las microondas, exactamente 4,596,315,885 de ellas constituye un segundo.

Hay algo que, sin embargo, CSAC no hace, es llevar la hora del día. En lugar de eso, se ha diseñado principalmente para usarse con otros relojes atómicos, permitiendo que dos o más grupos separados geográficamente, puedan estar coordinados en el tiempo. Estos grupos podrían incluir mineros en túneles bajo la Tierra, buzos en el océano profundo, o personas que por alguna razón tienen bloqueadas para recibir las señales por un GPS, por ejemplo.

Hay en el mercado algunos dispositivos que se anuncian y se venden como “relojes atómicos”, pero en este caso lo que hacen es desplegar una señal recibida desde un reloj atómico remoto. Si quiere algo real, directo, y además cuenta con unos 1500 dólares para gastar, puede ordenar su CSAC en el sitio de Symmetricom.

El desarrollo del reloj fue patrocinado por DARPA, The Defense Advanced Research Project Agency, de los Estados Unidos.
Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios