Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Transforman colillas de cigarro en material de superconductores

Investigadores de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur, han desarrollado un método para transformar colillas de cigarro en material para crear supercondensadores, las posibles baterías del futuro.

Los supercondensadores son dispositivos capaces de almacenar energía eléctrica y pueden cargarse y descargarse más rápido que una batería convencional. Debido a su gran tamaño su uso se limita a fines industriales como el almacenamiento energético de turbinas de viento.

“Nuestro estudio mostró que se pueden transformar colillas de cigarro usadas en un material de alto desempeño con base en carbono mediante un proceso de un solo paso, lo que al mismo tiempo ofrece una solución ecológica para satisfacer las necesidades energéticas de la sociedad”, comentó Jongheop Yi, coautor del estudio y profesor de la Universidad Nacional de Seúl. “Muchos países están implementando regulaciones estrictas para evitar los billones de filtros de cigarro tóxicos y no biodegradables que se desechan en el ambiente cada año, nuestro método sólo es una forma de lograr esto.”

Se estima que en todo el mundo se desechan anualmente aproximadamente 5.6 billones de colillas de cigarro, lo equivalente a 766,571 toneladas métricas.

En el estudio los investigadores demostraron que las fibras de acetato de celulosa (compuesto principal de las colillas de cigarro) pueden transformarse en un material con base en carbono utilizando un sencillo proceso de descomposición termoquímica llamado pirólisis. El resultado es un material con pequeños poros ideal para ser utilizado como componente de un supercondensador.

Para probar su eficacia, los investigadores coreanos emplearon el material en un sistema de tres electrodos. Comprobaron que lo que fueran unas colillas usadas podían absorber los iones (carga) y volver a liberarlos (descarga) con una capacidad de almacenamiento y rendimiento superior a los materiales comerciales e incluso superando a los nanotubos de carbono o grafeno.

“Una combinación de poros de diferentes tamaños asegura que el material tenga densidades de alto poder, lo que es una propiedad esencial para un supercondensador de carga y descarga rápidas”, concluyó Yi.

Esta nueva tecnología podría resultar una manera ecológicamente consciente de deshacerse del enorme desperdicio que representan las colillas de cigarro, mientras se crea una fuente de almacenamiento energético más práctica y eficiente.

Referencia: IOP

Desde la Red…
Comentarios