Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

nasa-curiosity
La NASA mandó ya hace unos meses un robot que se posó exitosamente en la superficie de Marte. Después de 177 días, la sonda Curiosity ha investigado el derredor, ha perforado rocas para analizar su composición, se ha movido unos metros aquí y allá, ha tomado miles de fotos y aparentemente ésta es la misión más exitosa en términos de la complejidad exhibida. Sin embargo, hace unos días, el Curiosity tuvo un problema con la memoria de la computadora de vuelo, lo que interrumpió el envío de datos desde el miércoles 27 de febrero, lo que obligó a la NASA a usar su computadora auxiliar redundante.

Los ingenieros han hecho las pruebas de telemetría correspondientes intentando entender qué pasó y cómo regresar a la computadora original a su estado normal de operaciones. “Estamos en un estado en el que el software está trabajando parcialmente y queremos poner el sistema en una versión prístina sobre un conjunto prístino de hardware”, indicó el gerente del proyecto Curiosity, Richard Cook. “Esto lo hicimos fácilmente, cambiamos a la computadora redundante de emergencia que lleva el Curiosity”, indicó.

El Curiosity tiene dos computadoras de vuelo, conocidas como A y B, y cualquiera de ellas es capaz de realizar todas las misiones de la sonda. La computadora B se usó durante el viaje de la Tierra a Marte, mientras que la computadora A ha sido usada desde que aterrizó en Marte la sonda, en agosto del 2012.

El cambio de máquina ocurrió a las 5: 30 de la tarde (GMT) el jueves 28 de febrero, poniendo a la sonda en lo que se llama “modo seguro”, que es poner el sistema de energía nuclear en baja actividad. Los siguientes días, los ingenieros “conectaron” todos los sistemas a la computadora B y restauraron al Curiosity a su operación normal. El problema de la computadora A es el primero de importancia desde que la nave aterrizó el el cráter Gale. Cook dijo que habían regresado a las operaciones de rutina y agregó: “fue una experiencia buena de humildad en el sentido de que esta cosa es un vehículo muy complicado. No toma mucho tiempo hasta que algo falla y somos muy conscientes de esto todo el tiempo”.

El problema ocurrió el miércoles 27 cuando los controladores de vuelo del JPL, en Pasadena, California, notaron que aparentemente la memoria de estado sólido del Curiosity estaba corrompida. El software no estaba grabando nueva información o reproduciendo información previamente grabada. Solamente mandaba telemetría en tiempo real. Más tarde, ese mismo día, durante una sesión de comunicación con la nave Mars Reconnaissance Orbiter, la telemetría del Curiosity indicaba que todavía había memoria corrompida. Además, los controladores de vuelo dijeron que la computadora no había completado muchas actividades pre-planeadas.

La computadora del Curiosity entonces se puso en estado “sleep” por una hora y se le levantó para una sesión de comunicación con el orbitador Odyssey. “Fue entonces cuando notamos que la computadora no se había puesto en modo sleep como esperábamos”, dijo Cook. La siguiente comunicación fue más tarde, en la noche de ese miércoles, alrededor de las 10:30 pm y medianoche. La computadora seguía en modo activo y entonces se decidió pasar a la computadora B. Cook ha indicado que la memoria está protegida contra posibles impactos, pero estos pudieron ser causados por rayos cósmicos o partículas de alta energía del Sol. Es posible que una partícula muy energética golpeara en un área sensible. el problema de la memoria está donde se guarda la información.

“En general, hay muchas capas de protección en los sistemas. La memoria se autocorrige y el software debiese ser tolerante a esto, en principio”, dijo Cook. “Estamos teorizando qué fue lo que pasó, porque tuvimos un error llamado de doble bit, donde se tiene un error en la memoria que no se puede corregir, en un particular sitio sensible, donde está el directorio para toda la memoria”. Y agregó: “Así que esencialmente perdimos conocimiento de todo lo que teníamos ahí. De nuevo, se supone que el software debería ser tolerante a esto, pero aparentemente hubo un problema potencial en donde el software se confundió y en donde partes del mismo trabajaron correctamente, mientras que otras partes esperaban a la memoria para hacer algo… El hardware entonces se confundió también”.

Cook indicó que este tipo de problemas han ya sucedido antes: “es como un directorio telefónico lleno de direcciones y entonces cae una partícula energética en el teléfono de un nombre al azar en la tabla de contenidos. Es baja la probabilidad de que ocurra esto, pero puede pasar”.  Si la teoría es correcta, apagar la computadora A y reiniciarla debería resolver el problema, pero el plan de los ingenieros está tomando su tiempo, haciendo análisis detallados antes de intentar resetear el sistema o tomar alguna acción correctiva.

“Podemos operar con la computadora B como hacíamos con la computadora A, por lo que en las siguientes semanas estaremos usando la máquina B solamente”, dijo Cook. “Eventaualmente buscaremos regresar al lado A. Si es solamente memoria corrompida, re-encender el sistema debería solucionar el problema. Cuando se ejecuta esta acción, el software reconstruye la tabla de contenidos y empieza desde cero”.

El Curiosity, posado el 6 de agosto del 2012 en el cráter Gale de Marte, costó 2.5 mil millones de dólares. Busca analizar la posibilidad de hacer Marte habitable así como evidencia de compuestos orgánicos que se consideran necesarios para la vida como la conocemos en la Tierra. La misión está programada para dos años, pero podría durar más, dependiendo de la “salud” que exhiba la sonda a través del tiempo.

Referencia:

NASA

Desde la Red…
Comentarios