Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Para muchos este nombre quizás no les diga nada, pero sin sus contribuciones el mundo del cómputo no sería ni lejanamente lo que es ahora: Paul Baran nació en 1926 y su trabajo más notable es sobre la comunicación distribuída, en los sistemas de cómputo, los cuales formaron en su momento parte fundamental de ARPANET y más tarde, de lo que hoy todos conocemos: Internet.

En los años sesentas Baran trabajó para la Corporación RAND en la división de ciencias de la computación,  desarrollando una manera de asegurarse que los mensajes militares no quedasen comprometidos en caso de una guerra nuclear. Baran creó un sistema que rompe las señales en pequeños bloques y se transmiten por diferentes vías para ser rearmados más tarde en la computadora receptora. Esta idea de romper los mensajes en pedazos discretos para prevenir que se pierdan los datos se conoció entonces como “switcheo de paquetes“, y fue usado por el Departamento de Defensa Norteamericano para crear la llamada ARPANET, la cual dio pie al nacimiento de la red Internet. De hecho, el switcheo de paquetes continúa siendo la tecnología debajo del Internet del día de hoy.

Baran dejó Rand en 1968 para cofundar un Instituto para el futuro, sin fines de lucro, donde se convirtió en una autoridad en redes digitales. En los años setentas empezó al menos 11 compañías, cinco de las cuales se convirtieron en públicas, de acuerdo a su hijo David.

Baran recibió muchos premios y galardones: Incluyendo la medalla Alexander Graham Bell (IEEE), el reconocimiento Marconi, el galardón y premio Bower. También recibió la medalla nacional sobre tecnología y lo hicieron miembro del Salón de la Fama de los Inventores de la Nación (EEUU). “Él fue un ingeniero de ingenieros“, dijo Vint Cerf, Evangelista en Jefe de Internet y por mucho tiempo colega y amigo de Baran. “Un inconoclasta tecnológico que fue donde otros temieron ir o se negaron a llegar“.

Y aunque se le decía con frecuencia que era uno de “los padres de Internet“, Baran  daba los créditos sin cortapisas otros, cuando él pensaba que tenían los merecimientos. Era típico de él decir: “Internet en realidad es el trabajo de como un millar de personas“.

Así, no recibió un tratamiento mediático. Nadie le dijo ni visionario ni genio, pero simplemente sin sus contribuciones quizás Internet no sería ni pálidamente lo que es ahora gracias a sus trabajos. Descanse en paz.

Fuente: Communications of the ACM Junio 2011, vol 54, No.6. Pág. 13

Desde la Red…
Comentarios