mancha-jupiter00

La gran mancha de Júpiter es probablemente la característica más importante del planeta gigante en el sistema solar. Hasta ahora se creía que la mancha en cuestión se formó como el resultado de químicos de color rojo que se encuentran dentro del planeta mismo. Sin embargo, usando información obtenida de análisis de los datos por la misión Cassini sobre Júpiter, los investigadores de la NASA en el Jet propulsion Lab (JPL) han llegado a la conclusión que la gran mancha roja parece tener más que ver con una acción externa que por un mecanismo interno.

Basando la investigación en la composición y las cantidades detectadas en la atmósfera joviana por la sonda Cassini, los científicos han experimentado en el laboratorio bombardeando una mezcla de gases de acetileno y amoniaco con luz ultravioleta para replicar las emisiones desde el Sol que llegan a la atmósfera superior de Júpiter. Como resultado, las pruebas produjeron un material de color rojo el cual, cuando se comparó con los datos de Cassini, representaron con precisión el espectro observado en la gran mancha roja del planeta. Hay más evidencia de que los químicos o materiales que le dan color a la mancha se confinan a la parte superior de las nubes y con esto, las teorías anteriores parecen entonces desecharse.

La mancha roja de Júpiter es tan grande como dos planetas Tierra en su ancho, y se considera una anomalía que tiene que ver con la atmósfera donde hay muchas nubes de concentrado de amoniaco, hidrosulfuro de amonio y agua alrededor de esta. Se piensa que la gran mancha es muy alta, es decir, que sus componentes llegan a una gran altitud más allá incluso que las nubes en el mismo planeta Júpiter.

Es claro que de todas maneras Júpiter es un misterio en muchos sentidos. Se sabe que está compuesto de helio e hidrógeno (además de una serie de elementos como acetileno y amoniaco, como ya se mencionó) pero desde luego, es evidente que aún  se sabe poco de la composición química del planeta gigante. La cantidad de nubes observadas alrededor de la gran mancha roja han dado más información sobre la naturaleza de Júpiter, que aún tiene que contar con más precisión su historia.

Referencias:

NASA/JPL

Enlaces Patrocinados
Comentarios