Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hoy en día la capacidad de batería que caracteriza a un smartphone se ha vuelto de vital importancia. Tener un dispositivo inteligente en nuestras manos es tan común como ir al baño, por lo que tener durabilidad y rendimiento son dos aspectos elementales a tomar en cuenta al momento de adquirir cualquier producto.

Ya se han hablado de múltiples métodos a través de los cuales la gente podría generar energía sin la necesidad de recurrir a un cargador ordinario. Sin embargo, la posibilidad de poder cargar un dispositivo con nuestro propio cuerpo… sí es una novedad digna de destacar.

Imagina que te encuentras en medio de la nada; en una isla, un bosque o, sin ponernos románticos, en medio del tránsito sin un cargador a la mano, pero con la posibilidad de utilizar tu cuerpo como fuente de energía, pero ¿qué implicaciones tendría que eso sucediera?, ¿cómo podría convertirse en realidad?

Desde hace años, nuestros dispositivos se han hecho cada vez más pequeños y rápidos, pero el problema de la batería no se ha podido solucionar a pesar de todo el avance tecnológico que ya tenemos. Es una realidad que las baterías son la columna vertebral de cualquier sistema electrónico.

Que un dispositivo sea bueno es directamente proporcional al rendimiento de la batería, por lo que las compañías se han visto comprometidas a mejorar la capacidad; sin embargo, hemos visto algunos escándalos tecnológicos en los que ciertos dispositivos han explotado o han provocado lamentables incidentes, así que no se trata de un aspecto tan sencillo.

Con esta aplicación podrás saber si tienes una enfermedad de transmisión sexual

Una solución que podría ser viable es cargar los dispositivos con tan sólo energía cinética o de movimiento y el calor de nuestros cuerpos. Por supuesto, aún tendremos que esperar mucho para poder desapegarnos de nuestros cargadores, pero científicos alrededor del mundo ya se encuentran trabajando en esto junto con algunas compañías.

Otra opción ideal consta de que los dispositivos generen energía por sí solos sin la necesidad de buscar un cargador que brinde energía externa. Dina EI-Damak, profesora de ingeniería eléctrica en la Universidad del Sur de California, aseguró lo siguiente:

“Si el dispositivo se basa en baterías, el reemplazo de éstas, requerirán cirugía, por lo que proporcionar operaciones para dispositivos médicos es una gran ventaja que puede no tener consecuencias negativas en las vidas de las personas.”

La profesora basa sus investigaciones en pro del medio ambiente y la salud. Claro, las compañías buscarán apostar por esta alternativa en dispositivos como wearables o smartphones, pero la profesora EI-Damak prefiere buscar ventajas en el sector medicinal, el cual podría verse beneficiado con gadgets como los marcapasos que múltiples pacientes requieren para monitorear la salud y que siempre tienen que estar buscando un cargador para la batería.

Para muchos investigadores, la mejor fuente de energía es el calor corporal y la generación termoeléctrica; esta última trabaja porque nuestros cuerpos siempre están a diferentes temperaturas, si tomamos en cuenta al ambiente y el interior anatómico. La diferencia de ambas temperaturas es la que genera energía que podría poner en marcha algunos dispositivos.

Aún no hay nada seguro, ni ninguna certeza, pero es un hecho que utilizar nuestro cuerpo para llenar de energía nuestros dispositivos podría estar a la vuelta de la esquina. Además, es interesante ver que este tipo de estrategias surjan en campos tan fundamentales como la medicina.

El nuevo smartphone de ASUS ya es oficial y su batería te va a sorprender

Referencia: The Verge

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios