Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Ciencia Loca

Ya se entregaron los Premios Ig Nobel que son la parodia de los Premio Nobel para las investigaciones más absurdas del año. Bajo el lema “primero hacer reír y después hacer reflexionar”, los organizadores pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia y la tecnología. Alguna vez te has preguntado por qué la Torre Eiffel parece más pequeña cuando se le mira inclinándose hacia la izquierda o por qué cuando caminas en círculos con una taza de café se derrama el líquido. Esos son algunos de los temas que se investigan seriamente.

El nombre Ig Nobel es un juego con la palabra Ignoble, que en castellano es Innoble que se caracteriza por la vileza, bajeza o mezquindad. Es organizado por la revista de humor científico Annals of Improbable Research en el Sanders Theatre, de la Universidad de Harvard y presentados por un grupo que incluye a auténticos Premios Nobel, Este año estuvieron presentes el químico  Dudley Herschbach (Premio Nobel en 1986), el economista Eric Maskin (2007) y el físico Roy Glauber (2005).

En Neurociencia, por ejemplo, el galardón fue para los estadounidenses Craig Bennett, Abigail Baird, Michael Miller y George Wolford, que demostraron que los investigadores del cerebro pueden probar, a través de la utilización de  complicados instrumentos y estadísticas simples, actividad cerebral coherente en cualquier parte, incluso en un salmón muerto.

En Psicología, los premiados fueron Anita Eerland y Rolf Zwaan (Holanda) y Tulio Guadalupe (representante de un equipo de Perú, Rusia y Holanda) por su  estudio “Inclinarse a la izquierda hace que la torre Eiffel parezca más pequeña”, publicado en una revista de esa disciplina.

El premio en Acústica se adjudicó a los japoneses Kazutaka Kurihara y Koji Tsukada, que crearon una máquina que perturba el discurso de una persona haciéndolo oír sus propias palabras con una leve diferencia de tiempo.

En Física, Joseph Keller (EEUU), Raymond Goldstein (EEUU y Reino Unido),  Patrick Warren y Robin Ball (Reino Unido) se llevaron el galardón por calcular  el equilibrio de fuerzas que da forma y mueve una cola de caballo en el cabello humano”.

El premio en Química, se lo dieron a Johan Pettersson, por resolver la interrogante de por qué en algunas casas en Anderslöv, Suecia, el cabello de las personas se ponía verde.

En la categoría de Anatomía,  Frans de Waal y Jennifer Pokorny se llevaron el premio por descubrir que los chimpancés pueden identificar a otros chimpancés mediante una fotografía de sus traseros.

El premio a las Dinámicas del Líquido se lo llevaron Rouslan Krechetnikov y Hans Mayer al estudiar las dinámicas del derrame y entender lo que ocurre cuando una persona camina con una taza llena de café en su mano.

Los Ig Nobel no solo premian a personas, sino también a compañías y gobiernos. En ese marco, el premio de la Paz fue entregado a la empresa rusa SKN por  “convertir en diamantes nuevos a antiguas municiones” de ese país, y el de Literatura correspondió a la Oficina de Contaduría General del gobierno  estadounidense por difundir “un informe de informes de informes que recomienda  la preparación de un informe del informe de informes de informes”.

Referencia: Improbable Research

Desde la Red…
Comentarios