Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Posicionamiento cuántico: El futuro del GPS

El sistema actual de referencia para situar geográficamente en nuestro planeta cualquier objeto es el GPS o Sistema de Posicionamiento Global. Ahora el Ministerio de Defensa del Reino Unido ha desarrollado una nueva tecnología como el futuro de la localización: el acelerómetro cuántico, un sistema 1000 veces más preciso que el GPS.

Debido a los problemas con los que se enfrenta el GPS en zonas de sombra de montañas, edificios altos o más concretamente en el posicionamiento de objetos sumergidos bajo el agua, investigadores británicos desarrollaron este nuevo sistema de posicionamiento capaz de salvar estos obstáculos y con una precisión de centímetros.

“Al conducir un vehículo terrestre, el hecho de que el GPS posea un margen de error de algunos metros no parece tan importante. Pero la historia es muy diferente cuando se desplaza algo mucho más delicado, como por ejemplo un submarino. El GPS es completamente inútil bajo el agua, cuando un submarino viaja durante un día sumergido y por tanto sin señal GPS, se produce una deriva en la navegación del orden de un kilómetro cuando sale a la superficie, un acelerómetro cuántico lo reducirá a apenas un metro”, explica Neil Stansfield, responsable de la investigación.

El funcionamiento de este nuevo sistema de acelerómetros cuánticos está basado en un sistema de láseres que atrapan y enfrían átomos hasta llevarlos a su estado cuántico. A partir de ese punto, se utiliza otro láser el cual se encarga de calcular las variaciones de movimiento y de gravedad de las partículas.

Los investigadores creen que este nuevo sistema de posicionamiento tan preciso puede implementarse en un futuro, sin embargo antes habrá que disminuir su tamaño pues actualmente es tan grande como caja de zapatos, para ser utilizado por dispositivos como pueden ser vehículos, tabletas o smartphones.

Las primeras pruebas con el acelerómetro cuántico en tierra firme se realizarán durante el año 2015 y un año después se probará en submarinos. Esperemos poder verlo en nuestros móviles y otros dispositivos durante la próxima década.

Referencia: New Scientist

Desde la Red…
Comentarios