Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Absolutamente a todo el mundo le pasa que de repente no recuerdas dónde dejaste las llaves, cómo se llama esa persona que te presentaron ayer, o junto a qué columna del estacionamiento dejaste tu auto.

Cuando te encuentras en una de esas situaciones te das cuenta que tu memoria realmente es pésima pero eso no necesariamente es malo, ya que nuestro cerebro siempre trata de guardar sólo la información más relevante y desechar todo lo demás.

Por ejemplo en este momento una gran cantidad de información está llegando a tu cerebro desde la planta de tus pies, como la temperatura, la textura de lo que estás tocando y su posición con respecto a tu cuerpo.

Sin embargo tú no eres consciente de esto hasta que algo te hace ponerle atención. De esta manera tu cerebro está desechando esa información que por el momento no es importante. Otro ejemplo es que podemos recordar cosas que nos pasaron hace años pero hay días que no recordamos lo que desayunamos el día anterior y eso depende de qué tan relevante o emotivo es cada evento.

Ahora, olvidar las llaves es muy diferente de olvidar lo que pasó la noche anterior por irte de fiesta o la pérdida de memoria que pasa por el envejecimiento, por lo que olvidar las llaves de vez en cuando no quiere decir que realmente tengas problemas de memoria.

El hecho de que olvidemos dónde dejamos las llaves tiene mucho que ver con la atención, y es que si tu cerebro está poniendo atención a otra cosa mientras dejaste las llaves en algún lugar, esa otra cosa que llama tu atención podría estar desechando la información de las llaves, lo que resulta en que no se guarde la información de las llaves adecuadamente.

En otros casos como cuando olvidamos nombres o ciertas cosas, se cree que es debido a que en nuestra memoria existe un recuerdo que tiene muchas cosas en común con este nuevo recuerdo. A esto se le conoce como la teoría de la interferencia.

¿Alguna vez has querido recordar una canción mientras escuchas otra? Nuestras memorias no se almacenan en un solo lugar en nuestro cerebro. Lo que realmente sucede es que los recuerdos están representados en redes de neuronas asociadas a diferentes tipos de estímulos a través de todo el cerebro.

Así que si una memoria está utilizando ciertas neuronas, un nuevo recuerdo que requiere usar esos mismos recursos tendrá problemas para ser almacenado. En este caso es cuando olvidar es importante ya que si no olvidáramos tendríamos muchos problemas para almacenar nuevos recuerdos, así que podemos decir que olvidar también nos ayuda a recordar y obviamente es molesto estar olvidando cosas.

Así que si quieres mejorar tu capacidad de memoria o al menos que no se deteriore, no debes olvidar dormir bien ya que durante el sueño profundo es cuando se consolidan nuestros recuerdos, así como alejarte de la monotonía, es decir realizar nuevas actividades que representen retos para tu cerebro, y hacer ejercicio aeróbico para mantenernos bien oxigenados.

Olvidar es un proceso de adaptación natural, positivo y necesario y por eso actualmente
existen tantas herramientas para que no tengamos que recordar tantos números de teléfono contraseñas o cumpleaños. Como dijo Albert Einstein: “Nunca memorices algo que puedas ver en un libro”.

Referencias: WebMD, Scientific American, Qora

Desde la Red…
Comentarios