exoplanetas00
Hace unos años me enteré de unos vivales que vendían nombres de estrellas. Por una cantidad que -si mal no recuerdo- era de unos 35 dólares, uno podía ponerle a una estrella su propio nombre y según la empresa que promovía esta idea, el nombre se incorporaría a las efemérides y catálogos astronómicos. Estos amigos vendían por una cuota extra un “certificado” que enviaban enmarcado, para recordar que uno tenía una estrella en el firmamento con su nombre (un amigo decía que él le quería poner su nombre a una estrellas en particular, “el Sol”). Obviamente esto es un cuento, porque el nombre de las estrellas y de los planetas no se puede otorgar por medio de una cuota de 50 dólares y menos por una empresa “patito” en Internet.

Pero ahora la Unión Astronómica Internacional (IAU por sus siglas en inglés), quien es la única organización que puede ponerle nombre a los objetos astronómicos, ha empezado un concurso público para que las personas de todas partes del mundo elijan los nombres de 20 a 30 exoplanetas así como sus respectivos soles para agosto del año que viene.

Han pasado 20 años desde que el primer planeta más allá del sistema solar fuese descubierto y hoy en día, las observaciones de Képler y de otros telescopios poderosos han incrementado la cuenta de los exoplanetas a unos dos mil. La mayoría de estos mundos, sin embargo, tiene nombres casi aburridos, como “CoRoT-4 b” o “PSR 1257 12 d”. Esto no le hace justicia a planetas sin una estrella que actúe como nuestro Sol, o que quizás se trate de planetas que son hechos literalmente de diamantes.

La IAU está buscando ponerle remedio iniciando un concurso mundial que le permitirá a las organizaciones alrededor del mundo proponer nombres a 30 de 305 muy bien conocidos exoplanetas (fuera del sistema solar) y le permitirá a la gente decir la última palabra votando en línea. Los clubes relacionados con la astronomía y las organizaciones sin fines de lucro de todos los países pueden votar en el  sitio NameExoWorlds, donde todo el proceso será llevado a cabo a finales del año. En los siguiente meses, estas organizaciones podrán votar por nombres para 20 o 30 planetas y más adelante tendrán que explicar por qué han decidido esos nombres en un pequeño texto de 250 palabras. Empezando en abril, el público general será capaz de votar sobre los nombres seleccionados y el resultado definitivo se llevará a cabo en agosto del 2015.

Las reglas del concurso no permiten que individuos voten. Esto sólo lo pueden hacer las organizaciones. Sin embargo, éstas pueden discutir con quienes quieran los nombres que buscan proponer. Por ejemplo, la Universidad de Leicester en Inglaterra, anunció recientemente que los nombres serían elegidos a través de los periódicos locales, en particular el Leicester Mercury. El periódico recolectará las propuestas y un panel de expertos de la universidad eligirán a los candidatos más idóneos antes que que los lectores del Mercury seleccionen a su favorito.

Los nombres de los planetas tienen sus reglas. No pueden ser más largos de 16 caracteres y preferiblemente debe ser una sola palabra y pronunciable en algún lenguaje. No se puede nombrar un planeta con el nombre de una persona viva o una mascota o de personas o eventos en donde hayan ocurrido hechos políticos relevantes (vamos, no se puede ponerle Ayotzinapa a un exoplaneta).

Referencias:

IAU
University of Leicester
gizmag

Enlaces Patrocinados
Comentarios