La teoría de la relatividad es sin duda una de las piezas más importantes de la física para entender el universo en el que nos ha tocado vivir. El trabajo de Einstein (por el cual, curiosamente, no le dieron el premio Nobel), es fundamental para la cosmología y se basa en algunos postulados que hasta hoy tienen vigencia y ninguna prueba en su contra.

Por ejemplo, Einstein plantea que la luz es constante (amén de ser la máxima velocidad en el universo), y a partir de ahí desarrolla todo su trabajo físico (y matemático). Sin embargo, hay científicos que ahora tienen una teoría que contradice a Einstein: la velocidad de la luz es variable.

Einstein observó que la velocidad de la luz se mantiene igual en cualquier situación y a partir de esto llega a la asombrosa conclusión que el espacio y el tiempo pueden ser diferentes en diferentes ocasiones.

El asumir que la velocidad de la luz es constante tiene un rol fundamental cuando se piensa en el inicio del universo, segundos después del Big Bang. Pero hay ahora investigadores que sugieren que la velocidad de la luz al inicio del universo pudo haber sido mucho mayor.

Ahora uno de los generadores de esta teoría, el profesor Joao Magueijo, del Imperial College London, que trabaja con el Dr. Niayeshi Afshordi, del Perimeter Institute en Canadá, han hecho una predicción que podría ser usada para validar la nueva teoría.

Para entender cómo quieren probar esta conjetura, hay que comprender que las estructuras en el universo, las galaxias, por ejemplo, están formadas todas de fluctuaciones del universo inicial, que son las pequeñas diferencias en densidad de una región a otra.

Un registro de estas fluctuaciones iniciales deberían estar embebidas en la radiación de fondo (de microondas), un mapa de la luz más antigua del universo, la cual viene a ser un índice espectral, por llamarlo de alguna manera. Fueron Arno Penzias y Robert Dicke quienes descubrieron esta radiación de fondo (porque no podían explicar de otra manera el ruido que su experimento tenía). Fueron galardonados con el Premio Nobel.

Trabajando con esta teoría de que las fluctuaciones fueron influenciadas por una velocidad de la luz variable en el temprano universo, el profesor Magueijo y el Dr. Afshordi tienen ahora un modelo que define exactamente el índice espectral. Las predicciones y el modelo se publicaron en el Journal Physical Review D.

Los cosmólogos están obteniendo ahora datos más precisos de manera que próximamente la predicción podría ser probada, confirmando o rechazando el modelo del universo inicial planteado ahora. El profesor Magueijo dice:

“La teoría, la cual se propuso a finales de los años 90, ha llegado a un punto en donde ha madurado lo suficiente y ha producido una predicción que puede ponerse a prueba. Si los datos de las observaciones en el futuro cercano llegan al número que hemos encontrado, podría llevar a modificaciones de la teoría de Einstein sobre la gravedad”.

Magueijo agrega: “la idea de que la velocidad de la luz pudiese ser variable fue radical cuando se propuso por vez primera, pero con una predicción numérica tenemos ya algo con lo cual los físicos pueden trabajar. Si es cierta esto significaría que las leyes de la Naturaleza no siempre fueron las mismas que las de hoy día”.

Referencias: Phys.org 

Enlaces Patrocinados
Comentarios