Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hace tiempo ya se han visto una serie de robots voladores, llamados drones. La mayoría de ellos tienen cuatro motores, con sus respectivas aspas. Para muchos estos juguetes son no una moda nada más, sino que si se les ponen sensores, cámaras web, y se controlan remotamente, pueden ser de utilidad en algunas situaciones, incluso de vida o muerte, como por ejemplo, en un incendio. Las aplicaciones de los drones están aún por verse.

Todos estos cuadrimotores, drones, tienen un mismo problema: son muy ruidosos. Ante esto, un nuevo diseño ha hecho su aparición: se trata de una pelota voladora. Su forma tiene sus ventajas: puede chocar con las paredes y aún así seguir volando, aterrizar o elevarse sin necesidad de gran precisión y puede probablemente ser más útil en actividades dentro de las casas.

El “ballcopter” fue construído por Technical Research and Development Institute (TRDI), de partes sobrantes de una bodega, de acuerdo al reporte de una tienda de electrónica japonesa. Su costo fue de unos 1000 dólares. Y aunque lo que tenemos es en realidad un helicóptero dentro de un envase redondo, el diseño es innovador en la forma que usa el ventilador para darle potencia, lo cual lo hace muy estable. Su única carga es una pequeña videocámara.

Obsérvese el siguiente video en donde se demuestra la versatilidad de este nuevo juguete. No está muy claro cuánto le duran las pilas, amén de que los diseñadores no han explicado totalmente cómo es que vuela y se mantiene estable. Pero seguramente este ballcopter dará pie a que otros investigadores y aficionados a estos juguetes, decidan hacerse de sus propios diseños.

Fuente: i-programmer

Desde la Red…
Comentarios