Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

No cabe duda que la meca de la innovación tecnológica es Japón, pero también lo es de las ideas más desequilibradas que existen, a veces demasiado para nuestra cultura occidental.

En la Universidad de Tokio de Electro-Comunicaciones, los investigadores han presentado métodos de verdad únicos para interactuar con los dispositivos electrónicos que poseemos (un ejemplo es la máquina de besos que presentamos en el sitio hace unos días).

A estos novedosos (y escalofriantes) conceptos, se le ha agregado un par que vale la pena mencionar.

El primero es un chaleco que uno se coloca para abrazarse a sí mismo. Así es, a sí mismo. La persona que usa la prenda abraza a un maniquí que tiene varios sensores; al oprimir los brazos sobre el torso artificial, la misma fuerza y ubicación de la presión se transmite al chaleco, de forma que la misma acción que aplica el usuario la siente en su propio cuerpo. ¿Para qué podría servir esto? No lo sabemos, pero ingenioso sí es, y mucho.

Otra creación implica un par de iPods. En ésta, el usuario coloca el reproductor sobre la palma de su mano para recibir de forma remota la sensación de que alguien está poniendo su dedo sobre su mano.

Esto se hace con la imagen de la palma de una mano que tiene el tamaño necesario para simular que es la propia. Cuando el usuario en el otro iPod pasa su dedo por la pantalla, en el display del primero aparece un dedo virtual exactamente por los lugares que el segundo está tocando. Esto se complementa con vibraciones emitidas por el dispositivo para hacer más real la experiencia.

Es muy probable que todo esto no encuentre mayor futuro ya que no hay aplicaciones prácticas que puedan complementar, pero aún así es increíble la cantidad de cosas que se pueden inventar cuando se sabe qué se quiere hacer y se tienen los recursos para llevarlo a cabo.

Fuente

 

Desde la Red…
Comentarios